Home Opinión «¡Viva el papa!», aclamaban los peregrinos