Home Opinión Una sentencia oportuna