Artemis: Una misión lunar que parece condenada al fracaso

Un refrán muy dominicano reza que “todo lo que comienza mal termina en fracaso “, lo que aplica al viaje lunar del cohete Artemisa que  la NASA pretende enviar la Luna cuyo despegue tuvo que suspendido por segunda vez, el sábado, otra fuga peligrosa el sábado, cuando el equipo de lanzamiento comenzó a alimentarlo para la salida  en un vuelo de prueba que debe realizarse mucho antes de que los astronautas suban a bordo.

El equipo de lanzamiento comenzó a cargar casi 1 millón de galones de combustible en el cohete de 98 metros (322 pies), el más poderoso jamás construido por la NASA.

El intento del lunes fue detenido por un mal sensor del motor y una fuga de combustible.

Cuando salió el sol, sonó una alarma de sobrepresión y la operación de tanqueo se detuvo brevemente, pero no se produjeron daños y se reanudó el esfuerzo, informó el Control de Lanzamiento de la NASA.

Pero minutos después, el combustible de hidrógeno comenzó a filtrarse de la sección del motor en la parte inferior del cohete. La NASA detuvo la operación, mientras los ingenieros se apresuraban a tapar lo que se creía que era un espacio alrededor de un sello.

La NASA quiere enviar la cápsula de la tripulación sobre el cohete alrededor de la luna, llevándola al límite antes de que los astronautas tomen el próximo vuelo.

Si la demostración de cinco semanas con maniquíes de prueba tiene éxito, los astronautas podrían volar alrededor de la luna en 2024 y aterrizar en ella en 2025. La última vez que la gente pisó la luna fue hace 50 años.

Los meteorólogos esperaban un clima generalmente favorable en el Centro Espacial Kennedy, especialmente hacia el final de la ventana de lanzamiento de dos horas por la tarde.

Al mismo tiempo, los ingenieros principales del cohete expresaron su confianza en las líneas de combustible más estrictas y los cambios de procedimiento.

Los lunes, un sensor indicó que uno de los cuatro motores estaba demasiado caliente, pero los ingenieros verificaron más tarde que en realidad estaba lo suficientemente frío.

El equipo de lanzamiento planeó ignorar el sensor defectuoso esta vez y confiar en otros instrumentos para asegurarse de que cada motor principal se enfriara correctamente.