Un mural para el duende: homenaje a Freddy Ginebra

En un emotivo acto, el Jardín Botánico de Santiago y la Fundación Ecología y Arte (FUNDECART) develizaron un mural en homenaje al gestor cultural Freddy Ginebra. Guidicelli.

La obra fue plasmada sobre un muro servía de apoyo a lo que era una planta de procesamiento de agregados para la construcción antes de que se decidiera construir allí el Parque Botánico.

«Freddy Ginebra ha sido más que un gestor cultural, su extraordinarios aportes al Teatro, la escritura, las artes, los medios de comunicación, el periodismo y la historia, han servido de soporte para varias generaciones que han crecido al amparo de su sombra, como los grandes robles, que permiten la regeneración natural del Bosque» dijo Francisco Castellanos, al hablar en nombre del Consejo de Administración del Jardín.

En tanto que la presidenta de FUNDACART, la Dra. Yanilsa Cruz, valoró de forma especial la trayectoria de Freddy y explicó la conceptualización que tomaron en cuenta los artistas Manaury Calasanz y Katherine Cabrera para la creación de esta obra de arte que no sólo viene a enriquecer la ruta de los murales de la ciudad de Santiago, sino que enaltece toda el significado que ha tenido para el arte y la cultura el mecenazgo y apoyo de Freddy Ginebra.

«El mural servirá de fondo escénico para el Ecoteatro que muy pronto será construido en este espacio, un lugar donde las expresiones artísticas como el Teatro, los Titiriteros, el teatrino y la animación cultural se conjuguen con el amor por la naturaleza y la protección del medio ambiente» dijo Nelson bautista, Secretario del Consejo de Administración del Jardín, al momento de que invitados especiales y el propio Freddy cortaban la cinta que dejó caer el velo que cubría el mural y una silueta dibujada por el Caricaturista Cristian Hernández.

Entre emociones y afectos, con voz agradecida, «El Duende» como se le conoce a Freddy, dijo sentirse feliz por la celebración que lo convidaba y dijo que lo mejor ha sido «celebrarlo en vida, porque después de muerto no quiero nada».

El cierre estuvo a cargo de Maria Ligia Grullón y la agrupación cultural «La 37 por las Tablas», quienes realizaron un performance inspirado en el tema «Vive» escrito por José Antonio Rodríguez en dedicatoria a Freddy.

Entre los presentes en la actividad se encontraban el Director del Jardín Botánico Nacional, Ing. Pedro Nolasco Suárez, José Manuel Antuniano del Centro León, Saúl Abréu de APEDI, Astrid Gómez de la PUCMM, Pedro Jiménez y Hendrick Kelner del voluntariado del Jardín, Doña Elsa Brito de Domínguez, el Maestro Jochy Sánchez, entre otros invitados especiales desde Cuba y Argentina.

El espacio donde está el muro fue recibido hace poco más de 5 años por el Consejo del Jardín y abarca poco más de 240,000 metros de terrenos que en ese momento estaba sin un centímetro de capa vegetal, pero que hoy ya tiene un suelo en proceso de regeneración, un gran bosque en crecimiento y consolida los más de 650,000 metros que abarca el gran Parque de Santiago.

La idea original de apartar este espacio en el proyecto fue del entonces Ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito, quien sugirió que se bautizara este espacio como «el rinconcito de Freddy». ¿Porque Freddy? Bueno, porque es una manera justa de celebrar la vida de un hombre que ha hecho de la vida una celebración, dijo en su ponderación.