Un Momento – Limpieza

Pensamos tantas veces en la limpieza de la casa y de los objetos en el cuidado de cosas. Pensamos en la limpieza de la ciudad, en la limpieza de las calles. Pensemos también en la limpieza personal, pensamos en las cosas y personalmente, necesitamos una limpieza del cuerpo. Lo cuidamos, nos bañamos, nos aseamos.

Hay que pensar también en la limpieza de la mente, las ideas que nos lleguen nos pueden ensuciar la mente. Hay que también hablar de la limpieza del espíritu. Hay que hablar de limpieza física, corporal, limpieza emocional del alma y limpieza espiritual. Por eso al hablar de limpieza, en realidad hay que decir -limpiezas-, de las cosas, limpiezas de lo que nos rodea y limpieza personal en un sentido amplio. No reducirla únicamente a la limpieza física, sino más allá.

Hasta mañana si Dios, usted y yo lo queremos.

MONS. RAMÓN BENITO DE LA ROSA Y CARPIO