¡Silenciar las Almas!

Algo más que imposible, pues, aunque muchos acomodan sus opiniones a intereses particulares, las almas siguen gritando a todo pulmón, haciéndose escuchar hasta de oídos sórdidos, que prefieren el silencio cómplice a desnudar la verdad.

Han pasado más de 2000 años, para comenzar a ver la luz que hombres como Jesús, intentaron traer a la tierra; y todavía aparecen, quienes pretenden mantenernos en la oscuridad, buscando retrasar el despertar de los pueblos.

Sobre todo, quienes venimos de esas dictaduras hogareñas, donde hasta siendo “adultos” se nos traza lo que debemos pensar y decir, suprimiendo el grito que viene de adentro, de eso con presencia real y lo único eterno.

¡Cállese, no digas eso, eso es herejía, pecado! Así, nos fueron moldeando sobre lo que se podía o debía decir, pensar y creer, dejando los dictámenes a “voces autorizadas” como únicos juicios con valor, aunque fuera total manipulación.

Crearon el “Dios”, en que teníamos que creer, para ganarnos la Gloria después de la “Muerte”, y el «Demonio», que nos conquistaría para sus planes de competir con el primero. Personas lúcidas, preclaras, murieron encerrados en un Cepo, estigmatizado de “locos”, por escuchar y emitir la voz de su interior.

Como si Alma y Espíritu, pudieran ser silenciados tal se calla lo humano. Impedir conocer esa verdad, de la que Cristo habló en aquel Sermón de la Montaña, su última aparición en público, de poco ha servido.

Un alma que gritó tan duro, como la de Gautama Buda, que un día lo obligó a abandonarlo todo, para despertar a la luz, hoy sigue tronando. Acostumbrados a la exclusividad de la opinión interesada, la llegada de la Internet, con sus Redes Sociales, representa un problema para quienes se erigieron en dueños absolutos de la verdad.

Quienes, en el periodismo tradicional han servido a grupos, agenciándose espacios en un conglomerado nauseabundo, convertidos en autoridad al hablar, que poco les preocupa la sociedad y sus males.

Como serpientes heridas, se retuercen y escupen veneno contra la libertad de la información que estas ofrecen, molestos, por la opinión libre, proveniente de individuos comprometidos únicamente con la defensa de la mayoría, que denuncian la impunidad corporativa, que conculca derechos elementales a los demás.

Intentan retrotraernos a cuando el mundo fue silenciado, para sólo escuchar aquello en consonancia con el capital y vanas creencias, manipulando la información para comprar el silencio encubridor que nos convierte la mentira en verdad y viceversa.

A estos les tenemos malas noticias, el inmediatismo ya no tiene cabida hoy día. Aunque pasó todo este tiempo para el despertar, el proceso de involución es casi imposible, los pueblos renunciaron a vivir atrasados.

Es su problema, del que no decida montarse en el tren que marcha a toda velocidad hacia el futuro que nos pertenece, y las palabras como los hechos, son las que cambian al mundo, cambios que nada, ni nadie detendrá jamás, sin importar de cuantas urdimbres dispongan.

Las Almas seguirán exclamando, no importa tantas veces sean crucificadas, pasadas por la guillotina o el paredón, con esto sólo lograrán retrasar los cambios que en beneficio de la humanidad seguirán apareciendo, pero el mundo jamás volverá a la oscuridad. Ya es una quimera, soñar con otra Edad Media, la luz seguirá fluyendo por encima de la más espesa tiniebla, podrán silenciar lo “humano”, pero a las Almas, nunca.

alex15958@hotmail.com   

Twitter, @alexalma09