Rey

Es muy bueno hablar de Rey. Jesucristo es el Rey del Mundo, el Rey del Universo. Así vamos a celebrar esta fiesta este fin de semana. El mismo Dios, el mismo Cristo, hizo al hombre Rey. Rey del Mundo, el hombre que conduce la historia, al que le ha confiado el mundo. Por eso decimos que el mundo lo creó Dios, pero no ha terminado porque el hombre es Rey. Hay que repetir es Rey, pero no es un Rey absoluto. Un niño es un rey en la casa, pero no es el dueño de la casa. Nosotros todos somos reyes. Una niña es una reina y hay que mirarla como una reina y hay que tratarla así siempre. A los niños yo les llamo príncipes y princesas, porque lo son. Ahora bien nunca hemos de olvidar que no somos reyes absolutos. El que se cree Rey absoluto cae en la dictadura. El que se cree Rey absoluto se hace dios, el que dice que es lo que hay que hacer, que crea su moral y quiere crear la moral de los demás. Es un rey fuera de sitio, es un dictador. Sin embargo hemos de mirar reyes con la dignidad de Rey, con el respeto que merece un Rey. Por eso nosotros pidamos el sentido de: -Soy Rey- pero no Rey absoluto. Por eso tengo cualidades, tengo dones. Felicidades Rey, felicidades Reina, felicidades Príncipe, felicidades Princesa, pero no eres un dictador.

Hasta mañana si Dios, usted y yo lo queremos.