Protesta de médicos frente al Palacio Nacional termina en forcejeos, empujones y bombazos

Llegar al Palacio Nacional y montar una  protesta reivindicativa frente a la imponente casa del gobierno dominicano era el objetivo de los médicos, que marcharon vestidos de blanco y con estetoscopios al cuello , pero un contingente de fuerzas mixtas del Ejército y la Policía Nacional les impidieron el paso.

Los galenos avanzaron e intentaron romper el cerco de las fuerzas represivas del gobierno y se produjo un forcejeo y luego un enfrentamiento que terminó a empujones, bombazos,   entre médicos y policías

La lucha fue campal, porque  los agentes de la Policía Nacional intentaban obstaculizar el paso de los médicos a empujones, pero la resistencia de los profesionales de la salud era incontenible y cada vez más ganaban espacio hacia el Palacio que los esperaba inerte, firme y  sin inmutarse.

La fuerza bruta de los agentes del orden no detuvo el coraje y la decisión de los médicos, muchos de los cuales pudieron cruzar a la brava  la barrera colocada en las inmediaciones de la casa gubernamental para impedirles el paso.

No valieron los golpes repartidos, a diestra y siniestra,  por los policías a  los facultativos que  rompieron el cerco,  cruzaron la valla colocada para impedirles el paso y se posicionaron en son de guerra frente al Palacio Nacional, al cual llegaron, estrujados,  jadeantes y  sudorosos,  por  la avenida Leopoldo Navarro.

Al sentir humillada su jerarquia e incumplicda la orden de impedir que los gremialistas del sector salud llegarán al palacio nacional, los agentes del orden iniciaron el  lanzamiento de  bombas lacrimógenas para “calmar” la situación y dispersar a los manifestantes, los cuales olvidaron sus discursos y huyeron despavoridos del lugar.

El pliego de demandas reivindicativas que expondrán  los doctores se limitó a gritos de denuncia de represión  por lo que consideraron  “un atropello” al derecho que tienen todos ciudadanos  a protestar, así como también “un abuso” por parte de los policías.