Peticiones a la Virgen

La gente escribe cartas a la Altagracia, muy en especial presentán­dole sus dificultades, y es muy interesan­te que esas cartas constan histó­ricamente, están ahí, les hablan a la Virgen de sus problemas perso­nales y familiares así como les ha­blan del problema del país.

Hay una preocupación social: las cartas de la Virgen son una ma­ravilla.

Ahora como en otros momentos difíciles del pueblo dominicano tiene limitaciones para ir a la Ba­sílica, pero quienes no puedan ir, le van a escribir sus cartas porque la Virgen busca el refugio en el Se­ñor, en este tiempo de pandemia también.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo