Pandemias exigen masa crítica de epidemiólogos

La Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra y el Ministerio de Salud Pública, inician este septiembre 2022, una decisiva maestría en Epidemiología. La gestión académica del rector, Secilio Espinal y el ministerio liderado por Daniel Rivera, piensan armónicamente en lo local para impactar en lo global en salud. Fortalecen la Epidemiología, como ciencia decisiva en esta tercera década del siglo XXI.

La pandemia Covid-19 es sólo el comienzo. Salimos del Holoceno, período que duró 12 mil años. Fase donde surgió la civilización humana tal como la conocemos. Nos adentramos a una nueva época geológica, el Antropoceno. Período donde los humanos, mediados por el mercado capitalista, asumimos un modo de vida destructor del medio natural y la salud.

Guiados por el dinero, célula del capitalismo; nos convertimos en la fuerza más peligrosa para el futuro del planeta y la aparición de nuevas enfermedades. Esas son las conclusiones científicas más fundamentadas.

En este contexto, República Dominicana, como muchos países de América, necesita de epidemiólogos en cada una de sus 32 provincias, 12 puertos marítimos y 8 aeropuertos internacionales. Al menos 200 especialistas en epidemiología, que operen programas de control de las principales enfermedades infecciosas y no transmisibles.

Asimismo se impone una vigilancia epidemiológica especial en las ciudades fronterizas con Haití, Fort Liberté y Manzanillo; Ounaminthe y Dajabón; Cerca La Source y Pedro Santana; Thomassique y Bánica; Belladére y Comendador; Savanette y Hondo Valle; Fond Parisien y Jimaní; Ansé Pitré y Pedernales.

Los directores provinciales de salud (DPS), deben ser auxiliados por verdaderos expertos en manejo de brotes, epidemias y pandemias. Profesionales bien retribuidos, que operen y entiendan el urbanismo para asegurar el control del medio construido como destructor de la base natural del planeta.

Desde la fundación de la Facultad de Ciencias de la Salud (FCS) en la década de los años 70 del pasado siglo XX, la PUCMM se distinguió, incluso por encima de otras universidades, por colocar la Epidemiología y Matemática, al centro de la formación médica. Jaime Breith, Edmundo Granda y Juan César García, se contaron entre los principales diseñadores curriculares.

Con este programa, la universidad cibaeña vuelve a su puerto de origen, retorna a sus mejores esencias. La epidemiología redimirá como competencia crítica. Conocedora de enfermedades infecciosas, diabetes, hipertensión arterial, isquemia coronaria, obesidad, enfermedades mentales, accidentes y violencia.

Una generación de nuevos epidemiólogos aportará dominicanos más saludables. Que implanten el Plan Estratégico Nacional de Salud. Que identifiquen nuevos riesgos, orienten las prioridades y uso de rersos para gestar salud colectiva. Una masa crítica de epidemiólogos que no se limite a problemas concretos, sino que considere más de cerca la sociedad como fuente, causa y solución de problemas de salud.