Muerte de Juvenel Moise sigue en el limbo juidical a un año del magnicidio

El magnicidio del Jovenel  Moïse en Haití sigue sin resolverse y a un  año del crimen, perpetrado el 7 de julio de 2021, son más las preguntas que las respuestas dadas por la Justicia sobre un hecho que salpicó incluso a las Fuerzas Armadas de Colombia y EE.UU.

Desde que se conoció el asesinato de Moïse —ejecutado a tiros por mercenarios colombianos dentro de la residencia presidencial en Puerto Príncipe, la capital del país—, las investigaciones y adelantos sobre lo que pasó aquella madrugada se han ido develando a través de testimonios de involucrados y filtraciones a la prensa.

Además, el caso ha estado rodeado de irregularidades y amenazas a los jueces e investigadores, que sugieren que detrás del magnicidio de Moïse hay factores de poder que apuestan a que haya impunidad en el crimen.

La resistencia de los jueces a asumir el expediente y las consecuentes renuncias presentadas por los litigantes, que alegaron amenazas de muerte, razones de salud y hasta «motivos personales», son evidencias de las complejidades que acarrea el caso.

El caso ha caído en el limbo judicial y a un año del magnicidio nadie conoce la realidad del hecho, mientras Haití sigue sumido en el caos y la violencia.