Mons. Ramón Alfredo de la Cruz Baldera habla del proceso de transición dentro de la iglesia.

Mons. Ramón Alfredo de la Cruz Baldera, obispo de la diócesis de San Francisco de Macorís, ex rector de la universidad PCMM, dijo que   el proceso de transición desde su salida de la rectoría y su consagración como obispo de la diócesis de San Francisco de Macorís, ha sido una transformación interior, una conversión pastoral, puesto que durante 30 años dedicado a la vida académica y pasar a la vida pastoral, se debe dar una transformación de acción y de pensamiento.

Dijo que está aprendiendo a ser obispo luego de ese periodo de tiempo sin estar en las predicas y labores de las iglesias.

Además, agregó que ha estado en conversación con los sectores pastorales que hay dentro de la diócesis, visitando y conocido como va esa demarcación para identificarse con la vida diaria.

Monseñor de la Cruz Baldera indicó que es de gran importancia estar atento a escuchar a los demás, señalando que su ocupación siempre es la gente, siendo esa una de las partes que ha tenido que aprender.

Destaco que en la iglesia trabajan como hermanos, por lo que está disponible a asistir al nuevo rector de la PCMM siempre que así lo requiera.

Al ser cuestionado   por los periodistas Frank Rodríguez  y Edison Meléndez en el programa matutino de Súper Tv 55 El Café de diario 55, sobre lo que se vive en República Dominicana, donde muchos hogares son monoparentales y  la disparidad que se  vive dijo que la familia hoy día ha cambiado, y en las iglesias en el discurso eclesiástico se ve una disparidad  porque todavía  permanece el modelo de familia de los años 60, y no se ha dado el salto  de lo que es la familia en el tiempo de la post modernidad, que es aquella donde los  padres trabajan, marcada por  las madres solteras que trabajan, y los niños son criados por otra persona .

Dijo que en ese enfoque  desde que tomó  posesión de la diócesis  de San Francisco de Macorís,  llamo a preocuparse por las madres solteras, por los hogares disfuncionales, brindando programas de apoyo a toda la familia, puesto que muchas veces culpamos  a los padres, siendo estos los que menos influencia tiene sobre la educación de los hijos, ya que los medios de comunicación juegan un papel preponderante  en la misma, el internet, la música urbana, siendo esta realidades que debemos comprender y llegar a ella.

El religioso dijo que se debe tener contacto con los urbanos ya que influyen en la juventud, por lo que se debe llegar a ellos para establecer un dialogo de como buscar alternativas.

Dijo que debemos volver a insistir en los valores, enseñarle a la familia la utilidad de los mismos en la vida insistir a los niños y niñas   que deben prepararse, estudiar y hacer una carrera, ir a la universidad, ensenar a la niña, orientarlos de manera consientes.