Miguel Vargas el líder político, el candidato ideal

Desde hace meses vengo insistiendo en la obligatoriedad de la unidad de la oposición y llevar un candidato único.
Después de la muerte de los colosos de la política dominicana, Balaguer, Peña y Bosch, aquí no hay un gran líder, o sea, el gran líder dominicano es “ninguno”.
Hay lideres, pero no grandes lideres, quedan lideres de facciones, de lo que queda de las divisiones que han sufrido los partidos tradicionales en nuestro país.
Las mediciones de los partidos y sus lideres están por el suelo. La aprobación de los electores, según las encuestas de opinión, les dan 8 por ciento, 20 y 30 y menos a los lideres y sus partidos.
No hay dirigentes políticos con más del 30% de valoración positiva, ni Luis Abinader que es presidente de la República.
Es que hay un divorcio de los partidos políticos con los dominicanos.
Un vacío de liderazgo…
Con el cuadro que se está presentando en el gobierno, con el presidente Abinader, el desencanto de la gente, la crisis, el incumplimiento de las promesas de campaña, para las elecciones del 2024 cualquier cosa puede pasar y cualquiera de los candidatos de oposición que se presente pueden dar sorpresa.
Aquí todavía la opción para el 2024 no tienen ni rostro ni nombre.
Por ejemplo, los partidos de oposición tendrán que unirse para ganar, ganar y no perder, perder.
Creo que cada partido debería correr con su candidato, mostrarle a la población sus opciones.
En octubre del 2023, fecha por ley para la elección de los candidatos oficiales presentar uno, un candidato, que debería ser elegido en una convención abierta donde participe el pueblo, cada militante y dirigente, simpatizante de los partidos, y el que mas voto saque, el que sea aprobado ahí, ser el candidato de una gran coalición de oposición.
Yo apostaría a Miguel Vargas por el PRD. Miguel Vargas se erige como un gran moderador y concertador, político diplomático.
Miguel es vocación de servicio, un ser consistente, ecuánime y sereno ante las dificultades, buen gestor.
Hoy la República requiere de un presidente, un líder que haga soñar con una situación diferente, una comunidad distinta, que transforme, que inspire, un gestor. Ante la situación que vive el mundo y nuestro país hace más falta gestión que liderazgo.
Los lideres y partidos de oposición deben unificar criterios y presentar un candidato único para la elección presidencial del 2024.
Arriesgarse, ir y empujar a una supuesta segunda vuelta electoral para elegir apoyar al que clasifique es un riesgo innecesario y lo coloca al borde de la derrota ante el candidato del oficialismo que de seguro lo será Luis Abinader.
El que plantee eso, consciente o inconsciente, apuesta al oficialismo…
Porque a pesar de estos difíciles escenarios, de la difícil situación, el gobierno a dos años de las elecciones se puede sobreponer y trabajar para realizar sus compromisos de campaña.
A día de hoy, pensar lo contrario es pescar de ingenuo.
Fernando Peña