Mejoría, sí, pero…

Si queremos tener mejoría en muchos aspectos de enfrentar la delincuencia,  y el crimen organizado, necesariamente, algo a mejorar es darle las condiciones que merecen quienes tienen el rol de estar cara a cara con los distintos fenómenos que los originan.  Fuera de los demás factores que conocemos y que forman parte de aquello genera la máquina que produce los fenómenos al inicio indicados, como: la pobreza, la desigualdad, el desempleo, falta de oportunidades, entre otros.

La semana pasada, el gobierno dispuso aumentar nueva vez, el salario o sueldo mínimo en la Policía Nacional, que antes de entrar al poder, era de: RD$10,150.00, y ahora sube a RD$20,443.00.  Es decir que ha sido el doble de lo que ganaba el primer renglón.

Con este aumento, suman, dos, ya que el último se hizo en el mes de enero del año 2021, cuando ese mismo raso de la Policía pasó a ganar RD$14,210.59. y ahora los RD$20,443.00, que hemos indicado. Y se mantienen los otros beneficios de pasaje gratis en autobuses de la OMSA y el Metro de Santo Domingo y el Teleférico.  A esto se le agrega, el seguro médico a los policías, que de un plan básico del Seguro Nacional de Salud (Senasa), los más de 39,000 policías pasarán a ser afiliados en el complementario máximo.

Si observamos esto, cualquiera puede pensar que aun con todo eso mencionado, un raso pasando a ganar esos R$20,443.00, no alcanza para satisfacer el primer quintil (con lo que se adquiere mínimamente la canasta básica familiar) que acorde el Banco Central, está en RD$22,000.00, o sea, que no le es suficiente, y es así.  Sin contar cualquier imprevisto que pueda tener.

Ahora bien, lo que si debe reconocerse, es que se ha hecho un intento serio por mejorar lo que había.  Y es una de las maneras en las que se le puede dar mayor dignidad al policía.  Sin embargo, aún, ningún ministro o legislador, aceptaría de forma alegre, que sus hijos sean agentes, porque aun con todo lo mencionado, resta mayor inversión económica, para elevar la calidad de vida de los que ejercen un trabajo muy duro.

Ahora bien, creemos que existen actores políticos, que no hicieron los cambios, ni las transformaciones, ni mejoraron la calidad de vida de los agentes y oficiales, y hoy hacen campaña con su discurso político con ese tema. Esos, no tienen calidad para hablar.

Entonces viendo todo lo anteriormente expuesto, debemos concluir que muchas veces no podemos exigir más allá de lo que podemos pagar.  Y hay que recalcar, que el esfuerzo se ha hecho en las actuales autoridades, y se está haciendo desde la Reforma, pero en lo que llega esta última, esas condiciones, tienen que seguirse mejorando.

La delincuencia y el crimen de hoy, es producto de lo que generamos como sociedad y como sistema económico, y ambos fenómenos están hoy por encima de la respuesta policial.. El asunto es, que en lo que llega todo lo prometido como transformación, deben realizarse las estrategias y planes, para enfrentar todo lo que está padeciendo y sufriendo todo el país, y de lo cual, está harta y aburrida.  Y dejar de estar dando palos a ciegas o improvisando.

José Jordi Veras R.