Luces y sombras

Un aniversario más tenemos hoy de aquel hecho histórico que, como todo lo humano, tiene luces y sombras. Cuánto desearíamos que las culturas y razas vivan en paz y sin complejos de supremacía. Han aparecido a través de la historia de tantos siglos de historia nacional naciones que se creen superiores que las demás y han hecho y han oprimido a las otras naciones, que han tenido que luchar por su propia soberanía. También razas que se creen superiores a otras razas. Aún la humanidad no ha logrado el plan de Dios de que todos los seres humanos somos iguales. Y si una nación es más poderosa en riquezas, en política, en cultura, es para que ayude a las otras naciones, por eso hoy expresamos que son luces y sombras.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.