La inflación se dispara en 7.4 % Argentina , más alta en 20 años en ese pais

«Que los salarios le ganen a la inflación». Esa idea ha sido repetida por el presidente argentino, Alberto Fernández, desde que llegó a la Casa Rosada, pero cada vez parece más lejana. En julio, el índice de precios al consumidor (IPC) que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) fue de 7,4 %, el valor más alto desde 2002.

La cifra es incluso superior a la registrada en el mismo mes por Venezuela (5,3 %), que padeció una hiperinflación desde 2017 hasta diciembre pasado.

De acuerdo al mismo Indec, el índice de salarios subió 4,8 % en junio respecto del mes previo. Actualmente, el salario mínimo para un empleo registrado está en 47.850 pesos (357,53 dólares), con lo que podrían comprarse aproximadamente 5 kilos de pan por día. El drama puede afectar más o menos de acuerdo al nivel de ingresos de cada hogar, pero todos los argentinos coinciden en algo: el dinero no alcanza, y ahorrar en pesos no sirve.

Medida en términos anuales, la inflación ha alcanzado en julio el 71 %, y se estima que alcanzará el 90 % a fin de año. A esto hay que agregar que diciembre, en Argentina, es siempre un mes caliente, sobre todo cuando la situación económica limita el poder de compra de las familias. Y si hay inestabilidad política, mucho más.

El lunes, un gobernador oficialista de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, reconoció que el Gobierno nacional del Frente de Todos «es el principal responsable» de la grave situación económica y social que atraviesa el país. «Si seguimos con este descalabro no llega nadie a 2023, ni oficialismo ni oposición», afirmó Melella a Radio Fueguina.

Mientras tanto, organizaciones sociales y agrupaciones piqueteras de izquierda realizan casi diariamente protestas en todo el país, con consignas que reflejan la angustia de muchas personas que no pueden comer en un país productor de alimentos: «Contra el hambre y la pobreza» y «en defensa del salario y el trabajo genuino».