El G7 se reúnen en Alemania para abordar la guerra en Ucrania

Los líderes de Canadá, Francia, Alemania, Italia, EE.UU., Japón y Reino Unido se conservaron este fin de semana en Alemania.
Entre los temas a tratar durante la cumbre del G7 estaba la invasión de Rusia en Ucrania. Aquí te contamos los detalles.

Previo al inicio del encuentro, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que entre sus objetivos principales está el aislar más a Rusia de la economía global, “dañar su cadena de suministros de defensa y acabar con la evasión de las sanciones”.

En este sentido, el mandatario estadounidense dijo que los líderes de las mayores economías del planeta anunciarán que prohibirán las importaciones de oro ruso.

Reino Unido, Canadá y Japón manifestaron su apoyo a esta iniciativa, mientras que Francia, Alemania e Italia deben pasar por la Unión Europea antes de hacerlo oficial.

Para lo cual la Unión Europea fue invitada y está representada por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Entre tanto, previo a la apertura oficial de las sesiones, el presidente estadounidense Joe Biden le expresó su agradecimiento al canciller alemán Olaf Sholz, por su respuesta a la invasión rusa y señaló que su aporte fue crucial en la respuesta de Europa a las acciones bélicas de Rusia.

“Quiero felicitarlo por dar un paso al frente como lo hizo cuando se convirtió en canciller… Putin ha estado contando con eso desde el principio, que de alguna manera la OTAN y el G7 se dividirían, pero no lo hemos hecho”, afirmó el presidente estadounidense.

Un bloque unido en respaldo a Ucrania

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, reiteró su apoyo al presidente ucraniano, Volodímir Zelensky y anunció que espera que se instaure de un tope de precios para el petróleo ruso, pero aclaró que esto debe pasar por el establecimiento de un “escudo de precios” que ayude a controlar la inflación.

En este mismo sentido el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, invitó a que los topes que se impongan a los precios del petróleo ruso afecten solo a ese país y no a los miembros del G7 y sus aliados, haciéndoles la vida “más difícil y compleja”.