Fiscal de Santiago denegó versión policial sobre Richard Báez

Osvaldo Bonilla, el fiscal titular de Santiago,  denegó este jueves las declaraciones de la Policía de esta ciudad, que aseguró que entregaron “sano y salvo” a Richard Báez a la Fiscalía local y que los agentes imputados por el caso no son responsables de la muerte del barbero.

Estas explicaciones de Bonilla se llevaron a cabo tras la conclusión del interrogatorio de la Procuraduría General de la República (PGR) a los tres agentes acusados de ocasionarle la muerte a Báez, quienes fueron conducidos en calidad de detenidos a la cárcel del Palacio de Justicia local.

El miércoles, el Ministerio Público informó que solicitará prisión preventiva, como medida de coerción, contra estos oficiales por su vinculación al fallecimiento de Báez, un hombre que fue supuestamente agredido mientras se encontraba en el destacamento del sector Cienfuegos, en el distrito municipal Santiago Oeste.

Se trata del capitán Manolo Aquino, encargado de la Dirección Central de Investigaciones Criminales (Dicrim) en Cienfuegos; el primer teniente Manuel de Jesús de la Cruz y el segundo teniente Vladimir Joel Jerez Suárez.

Asimismo, de acuerdo con los fiscales este grupo incurrió en los delitos de asociación de malhechores, homicidio y robo.

De acuerdo a la solicitud de medida de coerción depositada, el Ministerio Público aseguró que los agentes policiales formaban parte de una patrulla motorizada que efectuaba un operativo preventivo en la comunidad El Semillero, del referido distrito municipal, en donde detuvieron a Báez.

Precisó que el occiso fue perseguido hasta su casa y que recibió múltiples golpes cuando intentaba alcanzar la puerta de la vivienda, mientras gritaba y pedía auxilio a su padre para tratar de salvar la vida ante el ataque de los agentes policiales actuantes.

Igualmente el referido documento resaltó que mientras Richard estuvo en el cuartel, este denunciaba que los agentes le habían sustraído la suma de 30 mil pesos, cuya devolución exigía, pero a cambio recibía golpes de los agentes policiales.

De manera similar, afirmaron que los imputados llegaron incluso a trasladar a la víctima al Hospital de Cienfuegos, en donde una médico lo atendió pasadas las 6:00 de la mañana del citado día.