Espejo de Chile

Cuando hace unos días vimos los resultados de la primera vuelta en las elecciones chilenas, entre Gabriel Boric, joven abogado, de 35 años, y José Antonio Kast; la verdad que nos sorprendió que kast, quedará con ligera ventaja por encima de su contendor.  Esto, porque representa el pensamiento de aquellos que apoyaron las ideas y lineamientos del dictador, Augusto Pinochet. Asimismo, seguidor de Trump y de Bolsonaro.  Es todo lo extremo que se pueda imaginar.  En el caso de Boric, representa esas fuerzas del socialismo que quedó rezagado con la muerte de Salvador Allende y cuyas realizaciones quedaron truncadas con el golpe de Estado en su tercer año de mandato.

Lo que nos extraña, es que con ventaja mínima porcentual, este señor Kast, viene de una familia muy ligada a lo que fue el proceder de Pinochet en su momento.  Es hijo de un ex militar nazi y que se refugió en Chile, luego de lograr escapar de Italia en plena guerra.  Y nunca cambió sus ideas conservadoras y extremistas.  En este caso, su hijo, José Antonio Kast, ha  propugnado estar acorde con los pensamientos que enarboló el dictador.

Nos preocupa sobremanera, el como Chile en las recién realizadas votaciones, decidiera, aunque aún en primera vuelta, darle la ventaja a este tipo de lineamientos, que tanta historia tiene para esa nación.  Al parecer, se estará dando la misma lucha entre los extremos de hace más de treinta años y que tanto dolor y sangre costo a ese pueblo latinoamericano.

En el caso de Gabriel Boric, fue de esos jóvenes que protestaron por reivindicaciones en el año 2011; ha sido diputado varias veces y se le relaciona con los partidos socialistas de ese país.  Busca como joven político al fin, lograr esos derechos que le han sido negados a las grandes mayorías de chilenos, principalmente con el tema de la seguridad social; con el medio ambiente; una educación más accesible y que la desigualdad no sea tan extrema.

Habrá que esperar para el próximo 19 de diciembre, antes de la Nochebuena, cuál será la toma de decisión de los chilenos de su futuro cercano, que tanto trabajo le ha dado en los últimos años, luego de fracasos presidenciales para resolver las exigencias ciudadanas.

Son muchas cosas que debemos aprender los dominicanos viendo esos problemas y exigencias chilenas, porque tienen mucho en común con nosotros y el despertar que han tenido muchas nuevas generaciones respecto al conservadurismo a ultranza, que no solo se ha entronizado en ese país, sino que ha llegado a Brasil y hasta ha estado en los propios EEUU.  Esperemos pues, cuál será la decisión de ese gran pueblo que tanto amó, Allende, muriendo físicamente en el año 1973, en el Palacio de la Moneda, aunque sus ideas permanecen.  Pero asimismo, están presentes las huellas dejadas, no solamente en las desapariciones de miles de personas en la dictadura, sino que hay quienes están dispuestos a seguir protegiendo ese sistema.