Elon Musk suspende la compra de Twitter por gran cantidad de cuentas falsas

Elon Musk ha anunciado este viernes que el acuerdo sobre la adquisición de Twitter «está temporalmente en suspenso» a la espera de los «detalles que respalden los cálculos de que las cuentas falsas o de ‘spam’ efectivamente representan menos del 5 % de los usuarios».

El fundador de Tesla y SpaceX se refirió al informe usuarios activos monetizables eran cuentas falsas o de ‘spam’, en el primer trimestre de 2022.

«Nuestra estimación de cuentas falsas o de ‘spam’ puede no representar con exactitud el número real de dichas cuentas, y su número podría ser mayor que el que hemos calculado», agregó Twitter en el documento, advirtiendo con cautela de que sus datos reflejan «la media» del período analizado.

Días antes de la presentación del informe de la red social, Musk se mostró determinado el 21 de abril a «derrotar a los ‘bots’ de ‘spam’ o morir en el intento» si lograra comprar la popular plataforma.

Twitter anuncio que había llegado a un acuerdo definitivo con Musk sobre la compra de la compañía por aproximadamente 44.000 millones de dólares, partiendo del precio de 54,20 dólares por acción en efectivo, el 25 de abril. Una vez completada la transacción, la plataforma se convertiría en una empresa privada.

Tras el anuncio de Musk sobre la suspensión de la adquisición de Twitter, las acciones de la compañía cayeron un 18 %. Por otro lado, las acciones de Tesla, que el empresario había propuesto utilizar para ayudar a financiar su acuerdo con la red social, subieron un 5 %.

Los inversores han tenido que sopesar los problemas legales de Musk, así como la posibilidad de que la adquisición de Twitter sea una distracción para dirigir la compañía de autos eléctricos. Tras convertirse en el accionista principal de Twitter, después de adquirir una participación del 9,1 % en la compañía, Musk se enfrenta a un litigio por presunta violación de la legislación estadounidense al haber retrasado la divulgación de su participación de al menos el 5 %, tal y como lo exigen las regulaciones.

En lugar de revelar su participación en Twitter cuando esta llegó a ser del 5 %, el empresario casi la duplicó a más del 9 %, en detrimento de inversores menos adinerados que habían vendido sus acciones en la compañía casi dos semanas antes de que el fundador de Tesla y SpaceX reconociera que se había convertido en el accionista.

La participación de Musk alcanzó el umbral del 5 % el 14 de marzo, pero, en lugar de hacerla pública en ese momento, el magnate divulgó los datos requeridos solo el 4 de abril.