El PRD, recordando al líder y nueva clase política va surgiendo

Ciertamente que la historia universal, la historia de cada pueblo, la historia de lo que el hombre ha logrado en el mundo, es en el fondo la historia de los Grandes Hombres.

República Dominicana no es la excepción, Balaguer, Juan Bosch y Peña Gómez fueron los lideres de hombres, los grandes, los modeladores, los creadores.

Todo lo que hemos logrado durante estas décadas, incluyendo estas últimas, son propiamente el resultado material, de pensamiento e ideas de ellos.

 Peña Gómez resalta porque la legitimación de su liderazgo estuvo marcada por sus orígenes humildes, su condición de negro bravío, el escenario de limitación democrática en que se creó y formó, marcado por las luchas democráticas y política de nuestro pueblo que él dirigió y concretizo llevando al Poder a su partido PRD y las fuerzas democráticas del país.

No es posible escribir la historia del país sin resaltar, incorporal al PRD y al prócer José Francisco Peña Gómez.

El alma de la historia democrática de República Dominicana es el alma de la historia de esos hombres, y en especial del alma de Peña Gómez.

Hoy, a 24 años de la desaparición física del líder Peña Gómez hay que decirlo y proclamarlo.

Que lo sepan las nuevas generaciones, los más jóvenes.

En este renovado escenario que vivimos, distante y diferente al que ellos vivieron hay que hacer política de manera diferente, con nuevos códigos, nuevos participantes, nuevos intereses, donde ellos serán protagonista.

Es una llegada a la democracia contemporánea.

Ahora, el liderazgo político es entendido por la nueva generación, la mayoría de votantes, como el proceso de institución de lazo político entre los representantes y representados.

Los partidos serán de cuadros, partidos ciudadanos, partidos de redes, mas que partidos de masas.

El lenguaje comunicacional tiene códigos y herramientas diferentes con la revolución del internet.

Así se van definiendo las comunidades políticas de pertenencia.

Por ello la importancia de lo que va haciendo el PRD, el nuevo PRD que va definiendo Miguel Vargas y la cúpula de ese partido de Peña Gómez.

Se adecua, se organiza, se transforma acorde a los nuevos tiempos, a los cambios geopolítico que van dominando el mundo y las sociedades.

Insertar la figura histórica de Peña Gómez, sus ideas, conceptos, luchas e historia a este nuevo escenario político es vital.

Por eso vale inmensamente los actos, las ceremonias de develación de esculturas y busto de Peña Gómez en los municipios del país.

Que acto, que ceremonia mas significativa la de Mao, Valverde, la tierra que vio nacer al líder, al prócer Peña Gómez, donde se develizo su efigia grabada en la estatua que inmortaliza al prócer.

Vimos a un Miguel Vargas, presidente del PRD resaltar de manera elocuente, descriptiva, preciso aquellos atributos personales y políticos, aquella conducta intachable del líder Peña Gómez capaz emocionar a los participantes en aplausos y vítores.

La estatua es inmensamente significativa inmortaliza al prócer, y está cimentada en su lugar de nacimiento, Mao, Valverde. El líder nació en La Loma del Flaco de este municipio.

Entre abrazos, solidaridad y firme convicción perredeístas y peñagomistas estuvieron, además del presidente del PRD, Miguel Vargas, Doña Peggy Cabral viuda Peña Gómez, Héctor Guzmán y Ernesto Camilo, vicepresidentes, la hija del extinto líder Abril Peña, el Dr. Marino Mendoza, Antonio Disla presidente municipal del PRD, en Mao, la Presidenta del PRD en Laguna Salada Amarilis Peralta, Miledis Maldonado del municipio de Esperanza, Lucía Alba Presidente del comité Provincial de Santiago, Geovanny Tejada Presidente del comité Municipal del PRD En Santiago , Juan Carlos Liz, Aridio Rosa, Pedro Agustín Jr., Fernando Peña, Adriano de la Rosa, Ramón Cabrera y el Secretario Nacional de la Juventud Revolucionaria Dominicana (JRD), Arnaldo Pimentel y Rafael Linares, dirigente nacional del PRD, así cómo decenas de militantes y dirigentes medio y de base del partido.

¡El PRD vive!   ¡Peña se siente!

Fernando Peña