El papa establece cuatro pecados en el periodismo

Al analizar el rol de los medios de comunicación,  en la actualidad, el Papa Francisco cuestionó las formas en que se desenvuelven el periodismo en el mundo y estableció que ‘’ La desinformación’’, ‘’ La calumnia’’,  ‘’ La difamación’’ y  ‘’ La coprofilia’’  son cuatro pecados que cometen los informadores al momento de servir las noticias o hacer los comentarios.

El Sumo Pontífice hizo hincapié en las prácticas de los medios de comunicación y los instó a construir y no a destruir, al tiempo que definió en qué consisten los cuatro pecados del periodismo.

El  Papa Francisco sostuvo que “un medio de comunicación  no debe caer en la desinformación”, ni en la destrucción de la moral, ni callar verdades que deben ser dichas  y así evitar caer en pecado.

El máximo representante de Dios en la tierra  entiende que los medios de comunicación y los periodistas no deben tomar la información como balas que  a ser disparadas contra sus semejantes, porque en la actualidad da la impresión que tienen una metralla en mano para destruir gente con la selección de la verdad o con la calumnia ,  con la difamación .

“Pido mucho que los medio de comunicación tengan esa sana objetividad, que no quiere decir que sea agua destilada, es decir ‘el hecho es este y yo pienso así’ y que quede claro la diferencia de la opinión y eso es muy noble”, remarcó y agregó: “Si vos hablás con el programa que te impone tal partido o movimiento político y sin decir que es eso es innoble, no es de bien nacido”.

“Esto crea una cultura de la indiferencia, del conformismo, del relativismo que nos daña a todos”, evaluó y concluyó: “Comunicar es involucrarnos y tenemos que ser muy conscientes de involucrarnos bien”.

Los cuatro pecados del periodismo según el Papa Francisco

PRIMERO:  La desinformación. “Decir lo que me conviene y callarme lo otro, no podés desinformar; tenés que informar todo”, explicó.

SEGUNDO: La calumnia. “Se inventan cosas, a veces destruyen a una persona con una comunicación”, apuntó.

TERCERO:   La difamación, que no es calumnia, según aclaró. Se trata de cuando se divulga una postura del pasado de una persona “que quizás ahora cambió”. “Es como si a vos adulto te trajeran los pañales sucios de cuando eras chiquito”, ejemplificó.

CUATRO:   La coprofilia. “Es el amor a la caca, a la porquería, o sea buscar ensuciar, buscar el escándalo por el escándalo”