Home Opinión Desaliento, no. Esperanza, sí