Del escritorio al territorio

“Del escritorio al territorio” es la consigna que Mayra Jiménez, ministra de la mujer, masificó en este organismo. Es un llamado nacional contra la violencia intrafamiliar. El lema comprende el talento de una joven que en la década de los años 90, inició como dirigente de la Central General de Trabajadores. Convirtiéndose en los primeros 10 años de este siglo XXI, en una de las principales articuladoras del “Diálogo Nacional”, al lado de Monseñor Agripino Núñez Collado.

La ministra, con RD $1,090,587,821 de financiación, representativos del 0.10% del billón de pesos del presupuesto 2021, moviliza activamente este ministerio. Gesta lograr metas en prevención de la violencia contra la mujer y la familia. Si bajamos del escritorio al territorio, llegaremos puerta a puerta, en labor comunitaria para salvar vidas en peligro.

Bajo su activa orientación, las especialistas de este ministerio, diseñaron el programa “Vivir sin violencia es posible”, un componente del plan estratégico contra la violencia a las mujeres. Iniciativa del ministerio para multiplicar acciones de sensibilización y formación. Asimismo, divulgar servicios que ofrece la entidad y motivar la denuncia activa, no solo de quien es víctima, sino de cualquier ciudadano que perciba la situación, bajo el aseguramiento de la confidencialidad.

Las medidas contra el Covid 19 demandaron que la gente se quedara en casa como prevención para controlar las transmisiones infecciosas.  Sin embargo, para muchas mujeres, significó poner sus vidas en mayor peligro, puesto que han estado expuestas a la violencia de su pareja.

En la pandemia, 80% de los países del mundo reportan incrementos significativos del número de llamadas a líneas de auxilio a la violencia. El PNUD subraya que aunque es difícil determinar la asociación epidemiológica entre confinamiento y violencia, las cifras conocidas son preocupantes.

En los primeros 12 meses de la pandemia, 243 millones de mujeres y niñas de 15-49 años del mundo, fueron sometidas a violencia física o sexual por su pareja. En República Dominicana, el 35% de las mujeres del mismo rango de edad, reportó haber sido víctima de algún tipo de violencia por su pareja sentimental. El Covid-19, oculta la gran pandemia de violencia intrafamiliar del mundo.

En este contexto, el ministerio de la mujer oferta servicios de la línea de emergencia 212, las 24 horas del día. Asimismo, apoya activamente, las casas de acogida, asistencia legal, terapia psicológica, sensibilización y formación, para fomentar la igualdad entre mujeres y hombres.

De escritorio al territorio, se expresa en el puerta a puerta “vivir sin violencia es posible” que inició en noviembre en las provincias de la región Noroeste y continuó en Santiago. Su solución es posible, sólo si asumimos una movilización contra la violencia de genero e intrafamiliar.