De nuevo no

Hegel lo ha repetido muchas veces, ha dicho que él “no” pertenece al maligno, al enemigo. No a lo que es pecado. Los mandamientos que hablan de esos valores – no matar, no robar-, llevan al “no”. El  “si” es para las cosas buenas. De nuevo -no a la corrupción-. La corrupción es no robar y el que no roba es un conservador.

Invitamos a que sean conservadores en estos aspectos de la vida. Los valores -no a la corrupción-, no a permitir la corrupción, no a no luchar contra la corrupción. No a la corrupción es un bien. Esperamos en todos los sentidos, en todas partes, en los individuos, en las familias, en la política, en la vida diaria, decir   no a la corrupción. Es decir “si” a los valores, sobre todo a ese sí a respetar los bienes de los demás.

Hasta mañana si Dios, usted y yo lo queremos.