Ultima Actualización: viernes 30 octubre 2020  •  08:18 PM

Por un carnaval tranquilo

Publicado por Redacción  x  |  Editorial |  viernes 7 febrero 2014

Ya Santiago está en fiesta de carnaval y el pasado domingo celebramos el primer desfile, lo que seguirá todos los fines de febrero, que esperamos se desarrolle en forma tranquila  sin actos lamentables que empañen estas fiestas.

El carnaval santiaguense es un desbordamiento popular, donde participan tirios y troyanos que por lo general se consume mucha bebidas alcohólicas, situaciones proclives a encender las pasiones propias de los humanos.

Las autoridades han prometido y así quedó demostrado en la primera muestra carnavalezca, establecer una estricta vigilancia para mantener a raya a cualquier desaprensivo que quiera  impedir el sano disfrute de los demás.

Hay que reconocer que es alta la participación de menores de edad en esos desfiles, lo cual obliga a extremar aun más las medidas de seguridad y controles,  como garantías del orden, la disciplina en su mayor nivel.

El pueblo de Santiago siempre se ha caracterizado por demostrar su educación y decencia en sus expresiones callejeras, pero ello no quita que aparezcan personas que rompen el molde, siempre y cuando encuentran la oportunidad.

El carnaval es una fiesta popular desde tiempos inmemoriales que poco ha cambiado en su esencia, pero cada vez con mayor presencia de personas, fruto del crecimiento poblacional y las facilidades que ofrecen las vías y los medios de comunicación que lo promueven.

Antes era más disperso en los barrios y ahora se concentra más en la parte céntrica y Monumental, pero pese a ello todos estamos obligados a preservarlo como expresión de nuestro acervo cultural.