Ultima Actualización: sábado 18 enero 2020  •  12:49 AM

Ser Oscar de la Renta ilumina desde el Centro León

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  miércoles 4 diciembre 2019

Museografía creativa y lógica artística original, provocan encantamiento colectivo. Luces etéreas, colores palpitantes, olores envolventes, ambientes creativos, textos únicos con cientos de signos inteligibles, constituyen la exposición “Ser Oscar de la Renta”. La Fundación Eduardo León Jimenes y el Grupo Puntacana, unen sus potencias para que el Centro León haga lo que sabe hacer con maestría: expandir ante nosotros al maestro sempiterno del arte y cultura universal, Oscar Renta Fiallo, conocido como “Oscar de la Renta”. 

La coyuntura es favorable. Se inicia el nuevo plan de desarrollo Santiago 2030 con estrategias para promover Empresas, Empleos y la Marca Territorial de identidad cibaeña. Santiago asume como proyecto fortalecer las Modas y Pasarelas caribeñas, al tiempo que el Centro León, irrumpe con una fenomenal exposición centrada en la cultura de la moda. “Ser Oscar de la Renta” muestra cómo la moda puede transformarse y lo hace con fuerza, en una poderosa arma de desarrollo humano sostenible. 

“Ser Oscar de la Renta” utiliza el campo de la vestimenta, para reflejar una propuesta de cultura para el desarrollo que parte de esta auténtica herramienta de la historia humana: la prenda. En los pensadores mas iluminados del siglo XXI, la vestimenta como marco histórico cotidiano de la personalidad humana, se propone ir más allá del cuadro patrimonial concebido como “huella social”. Se expone como prolongación personalizada de las necesidades de transformación social y disrupción tecnológica a favor del desarrollo de una ciudad o territorio concreto. 

Para diversos pensadores en gestión cultural basada en la moda, como Honoré de Balzac, Charles Baudelaire, Richard Avedon, Franca Sossani, Margherita Missoni y Arianna Giorgi, entre otros, lo textil como simple pero perfecto corolario del adorno personal, reduce implícitamente el valor y consecuentemente, la interpretación misma del fenómeno cultural denominado “Moda”. La moda se ha convertido en lo que es: la proyección del propio fondo y forma, imagen y esencia del cuerpo humano en un desarrollo histórico concreto. 

Para Honoré de Balzac “el que en la moda solo ve moda es un necio”. Así lo afirma en su “Tratado de la Vida Elegante” al analizar cómo se vistió con la llegada del capitalismo a Francia. El Centro León de la mano del maestro Oscar de la Renta, nos pone en escena la Moda como patrimonio cultural y herramienta de desarrollo. 

La exposición desplegada en una creativa museografía transita por la vida del maestro. La historia personal de Oscar de la Renta, sus pasiones por la gastronomía dominicana, dedicación a sus jardines, solidaridad y herramientas creativas, es una contribución al mundo y muy en especial a Santiago, como genuina cuna de grandes diseñadores. Territorio reconocido como emblema mundial de productivas empresas textiles de zona franca.    

Con “Ser Oscar de la Renta”, proyectada desde Santiago de los Caballeros, el aparente trivial mundo de la moda, finalmente se reafirma como el ecuador concreto pero también metafórico y alegórico de una parte sustantiva de los cambios que requiere el desarrollo de las ciudades, muy en especial de sus industrias culturales y creativas. 

Los miles de elementos estéticos, visuales y plásticos que se viven cotidianamente en la sociedad moderna son herramientas que la moda con sus prendas y vestidos, hace confluir en virtudes de cohesión social, capitales creativos, espectáculos y rentabilidades económicas.

El Centro León se ha preparado de forma integral, modelando y reconfigurando sus diversos espacios expositivos, renovando sus diseños interiores y reestructurando hasta su carta gastronómica acorde con el maestro Oscar de la Renta. La guía general de visitas para la exposición está diseñada para informar, tomar tiempo, hacer preguntas, estimular la imaginación, motivar con colores, texturas, formas y asimismo explorar la arquitectura del Centro.  

Para Santiago es vital que el Centro León sea Oscar de la Renta. Todo quien pase por allí  conocerá el legado de un hombre fenomenal, fuera de serie. Un ser humano que supo interpretar su cultura y pudo ir estructurándola junto a las culturas que iba conociendo, haciéndose un “ciudadano del mundo, desde el mundo, y para el mundo”, como subraya María Amalia León, presidenta de la Fundación Eduardo León Jimenes. 

“Ser Oscar de la Renta” muestra con prendas y vestidos originales, pero también con imágenes, videos y frases, la gloria mundial de este artista, genuinamente dominicano. Una personalidad global que así como intercambiaba con políticos cosmopolitas, líderes, reyes, presidentes, primeras damas y artistas de Hollywood, podía dedicarse recoger perros viralatas en el pueblo de Verón, Higüey, jugar dominó con los trabajadores sentado en silla de guano o preparar solidariamente una pasarela para un hogar de niños huérfanos.

“Ser Oscar de la Renta” presenta 50 vestidos originales del diseñador. Algunos hechos para Hillary Clinton, Laura Bush, Barbara Pierce Bush, Sarah Jessica Parker, Oprah Winfrey y Taylor Swift, y otros creados para personalidades locales. Asimismo, la muestra expone documentos y objetos de carácter documental, fotografías personales del diseñador, 60 portadas de revistas, libros, videos con entrevistas a familiares, personalidades del arte y la cultura vinculadas a Oscar de la Renta. Asimismo las cámaras fotográficas de Natalio Puras Penzo y Wilfredo García accesorios de la Colección de Etnografía Eduardo León Jimenes. 

Filosóficamente el Centro León ha facilitado una reflexión sociológica y artística del complejo mundo textil y de la actual estructura social de la moda. Igualmente de la naturaleza plural de la moda que impone una aproximación diversa, holística y multidisciplinaria. La moda como equilibrio social de un presente siempre pasado. La vestimenta y el ornato en su compleja totalidad, como exigencia vital, en palabras de Arianna Giorgi de la Universidad de Murcia, “un signo de la nobleza primitiva del alma humana”.