Ultima Actualización: domingo 8 diciembre 2019  •  07:00 AM

Pelagatos o Pelafustanes

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 4 agosto 2016

En estos momentos en que el país tiene sobre el tapete el tema del Gobierno frente a los contratos del servicio eléctrico, la deficiencia de nuestras instituciones públicas, la delincuencia que nos desespera y otras situaciones inconclusas por falta de voluntad o de intereses malsanos, en una conversación de esas que se tiene entre amigos y en reflexión profunda y precisamente hablando de “pelafustanes” y de personas que al final no eran más que “pelagatos o pela gatos” decidí ahondar un poco respecto al origen o significado de estas palabras que de seguro has escuchado; claro, y aquí pongo la distancia, sin más pretensiones que la del curioso ciudadano, jamás de hacerme pasar de culto experto en Lengua española, ni nada por el estilo.    

Y el tema es interesante porque muchas veces decimos las cosas y ni sabemos el significado o definición, especialmente cuando hablamos del “pelagatos o pela gato” refiriéndonos al que no tiene un centavo, mediocre o al que no aporta nada, o de “pelafustán o pelafustana” cuando hablamos del malhechor, del delincuente, del sinvergüenza bueno para nada. En “buen dominicano” aplicamos estas palabras de forma distinta; sin embargo, veamos la definición según el Diccionario de la Real Academia Española  (RAE).                

Cuando buscamos en el diccionario de la RAE encontramos “pelafustán” que significa: “1. m.y f. colq. Pelagatos” o sea, que indistintamente, si decimos “pelafustán” es lo mismo que decir “pelagatos”.
   
Vayamos pues al significado de pelagatos y entonces este diccionario nos dice que es: “1. m.y f. coloq. Persona insignificante o mediocre, sin posición social o económica” Y así en otros diccionarios como el Pequeño Larousse encontramos similitud en la definición.
   
El uso de estas palabras no es exclusivo de esta tierra, también es habitual en los países de habla Hispana. Lo cierto es que en nuestro país es un calificativo muy frecuente y de diferentes significados a entender según como se exprese, pero en negativo, y siempre dependiendo del contexto en que se utilice y de la forma en que te lo digan seguirá siendo de entendimiento casi exclusivo de los que “hablamos en dominicano” porque  aunque la definición de la RAE dice que un Pelafustán es un Pelagatos, aquí no es igual, o hablamos de pelagatos o de pelafustanes y eso lo saben hasta los chinos de Bonao.