Home Opinión Bahía Luperón, estrategia que nace con suerte