Aquellas aguas

A veces pensamos que una parte de la cúpula del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), no ha sabido aprender de los errores del pasado. De todo este lodo que se ha ido viendo y del al parecer seguirá saliendo, de actos que no necesariamente tiene que ver con la corrupción. Sino, por haberse comportado desde el poder algunos, con prepotencia y soberbia.  Y aún hoy hay aspirantes que mantienen ese perfil

Lo que hoy están recibiendo fue aquello que terminaron dando en los últimos años. Ausencia de sanciones; utilizar el poder  para acallar y avasallar.  Y llegar a pensarse, y eso va para los actuales, que el estar en esa postura de hegemonía, era para siempre. Que el pueblo, les seguiría comprando su discurso.

Todo esto lo traemos a colación. Porque independientemente de lo que hoy establezca la actual Cámara de Cuentas, en lo que se refiere a las auditorías y datos que han estado sacando a la luz sobre el manejo administrativo del gobierno pasado en algunas dependencias, es para preguntarse muchas cosas y pensarse que si en la pasada cabeza del Ministerio Publico había quién tuviera otro Interés que no fuera tapar escándalos y hechos irregulares, así como los que dirigían esa entidad reguladora y fiscalizadora del Estado como la ya mencionada más arriba.

Y para traer un caso en específico. Ese del referido asfalto AC30, que se utilizó para pavimentar calles precio y en medio de una campaña política. Fue denunciado de forma responsable por la periodista y comunicadora, Alicia Ortega, y sin embargo, ni siquiera, por el rumor público fue capaz: el Ministerio Público de entonces ni la Camars de Cuentas de ese momento, ni nadie en el gobierno; de corroborar o dar seguimiento s la misma. Pero, hoy son esas mismas aguas que traen los lodos de hoy.

Ejemplos tenemos muchos. No solo del pasado gobierno. Porque la corrupción  no es tan solo de hace cuatro años, ni ocho. Porque pensar así, es actuar con mezquindad; selectividad: y falta de memoria historia para traicionar la verdad.

Ahora bien, que sigan las investigaciones; denuncias; y sometimientos. Pero a todos. Y que los actuales, aprendan, que las actitudes de creerse únicos; o de intocables; o de qué el poder es para siempre; cuídense, que los ojos también están puestos con mayor razón arriba de ustedes, porque son los que han prometido cambio y algo diferente. Cuidado con las aguas que puedan generar los lodos que vemos hoy.  No solo en transparencia, sino ufanarse y llenarse sus cabezas de ínfulas de poder.