Apoyo al Ministerio Público

Hace poco tuvimos la oportunidad de entrevistar a Miriam German Brito, más que a la Procuradora General de la República, a la mujer; ciudadana; madre; a la ex fiscalizadora y ex juez.

La recordamos en nuestros primeros años de ejercicio profesional, la gran admiración que fue creciendo en la medida que conocía de su trayectoria y  de cuando en vez, salía alguna información en los medios sobre su proceder o alguna noticia en la que estuviese mencionado su nombre.  Como en aquella ocasión, para la fecha, 15 de septiembre del año 1993, salía a luz pública, cartas que se habían remitido, entre el ex presidente Joaquín Balaguer y ella, a propósito de un caso de un colombiano, a favor del cual había operado un descargo, por vía de una sentencia en la que había participado como jueza, la actual Procuradora, y ante un requerimiento de la diplomática colombiana, asentada aquí, el doctor Balaguer, buscando quitarse responsabilidad de dicha exigencia, le echó todo el lodo a la justicia y a los jueces, como eran casi siempre su salida.

Entre algunas de muchas cosas que la misma le remitió al entonces mandatario, un párrafo de la carta redactada de puño y letra por la máxima representante del Ministerio Público, le dice: «Solo cuente con mi sentencia condenatoria, cuando el Ministerio Público cumpla su obligación de probar y los que investigan dejen de acomodar expedientes para después rasgarse las vestiduras. Los principios son para ser aplicados independientemente de la valoración que nos merezca el eventual beneficiario».

«Al momento de juzgar, pretendo, solo pretendo, hacerlo sin pasión, pero también sin miedo, no está entre mis deberes por un mero indicio, una simple sospecha, enviar un ciudadano a la cárcel».

El ex primer mandatario, respondió, entre otras cosas, lo siguiente: “NO LE OCULTO QUE SUS ARGUMENTOS ME HAN IMPRESIONADO PROFUNDAMENTE.  QUE USTED MERECE POR ELLO TODA MI CONSIDERACION Y TODO MI RESPETO».

Es la misma Miriam que cuando el caso Odebretch, siendo jueza de la Segunda Cámara Penal de la Suprema Corte, le indicó, a los fiscales que llevaban el caso y a quien dirigía la Procuraduría, que debían fundamentar aún más ese expediente, para que no llegara débil ante del juez preliminar o de fondo. Y es la misma, que en esa misma entrevista, nos indicó, a pregunta nuestra, de con quién era su compromiso, y ella contestara: “con el país”. Esa es la misma Miriam, garantista, decidida y sin temor.

Hemos querido traer todo esto a colación, para que lo mejor de este pueblo, pueda brindarle; no a Miriam, porque ella es sólo la persona que hoy ostenta ese cargo importante, sino al equipo completo de la Procuraduría General de la República, por los casos diversos de corrupción y lavado que están llevando; no apoyo, sino paciencia y confianza en el trabajo que se está realizando.  Y decimos lo primero, porque armar un expediente que tenga fundamento y fortaleza, en contra de fenómenos sociales como la corrupción; el lavado y el narco tráfico; no es algo para hacerlo a la carrera y de forma ripiosa.

A esto agregamos, debemos mantener los ojos bien pendientes en que nuestro Santiago ha sido la sede o centro, desde donde se ha decidido judicializar el proceso Falcón.  Porque el mismo posee más ramificaciones de lo que imaginamos.  Porque el poder del narco tráfico, mueve grandes intereses y maneja la mercancía más apetecible para los ambiciosos, el dinero.  Y a través del cual puede comprar voluntades y resquebrajarlas también.

Asimismo, debemos brindar todo el espaldarazo posible en favor de quienes hoy dirigen la Fiscalía de Santiago y la Procuraduría de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago, porque si tienen todo el deseo, interés y la decisión, de crear una visión distinta y un rumbo totalmente alejado al que se tenía, al menos en cuanto a la primera. No solamente están frente a casos de envergadura como el de enfrentar tráfico de drogas y lavado, sino asuntos de mucha bajeza humana y con fuerza económica.

Si ayer exigíamos para que no hubiese impunidad, hoy tenemos una oportunidad, con el equipo que se tiene desde la Procuraduría, para llevar a cabo, algo distinto a lo que no estábamos acostumbrados los dominicanos, en todos estos años. Entonces, démosle el voto de confianza que merece todo el personal, que desde la cabeza del Ministerio Público, hoy busca hacer historia.