Abinader evidencia intención de continuar en el Poder, obstáculos le asechan

Indiscutiblemente que el presidente de la república Luis Abinader, comienza a evidenciar su intención de continuar en el poder y los deseos de perpetuarse no son nuevos en los presidentes constitucionales dominicanos.

La Constitución no es obstáculo para la reelección del 2024 de Luis Abinader.

El juego de la intención releccionista del presidente Luis Abinader estaría montado en su lucha anticorrupción contra Danilo Medina PLD, donde concita una gran simpatía de clase media y sectores populares disgustados con la Era de gobernanza del partido morado.

Débil la intensión porque la gente va observando que la persecución anticorrupción es sectorial y excluyente.

Ahora, el principal aliado de Luis Abinader, Leonel Fernández, quien dividió al PLD y sacó a Danilo Median de la presidencia apoyando al PRM, está haciéndolo oposición. Y amenaza con hacer un gran frente en su contra.

Con los problemas de la pandemia del COVID-19 y las recientes variantes, el país ha quedado devastado, desempleo, alto costo de la vida por las nubes, inflación, aumento delincuencia y violencia, servicios deteriorados, servicios de salud en picada, no perfilan un tránsito cómodo para la reelección de Luis Abinader a menos que no haya un cambio de rumbo en esos problemas vitales que padece la sociedad.

Mas cuando suenan campana de unidad electoral entre Leonel Fernández, Danilo Medina y Miguel Vargas PRD y decenas de partidos en un gran frente electoral para el 2024.

A su favor tiene Luis Abinader que sus simpatías ante los electores y segmento importante de la sociedad se mantienen en alta y podrían abrirle la posibilidad de su intensión de perpetuarse en el Poder.

El presidente no tiene impedimento de la Constitución, si tiene un impedimento partidario con una cláusula de los formatos estatutarios del PRM, que con solo su intensión serán anulado ya que a lo interno no tiene adversarios y nadie se opone a su repostulacion.

Medidas tomadas por el presidente Luis Abinader aliviana la situación y son punto a su favor como la que desde que la Organización Mundial de la Salud, OMS, declaró el coronavirus como una pandemia en marzo del 2020, el BCRD puso en marcha una política expansiva que incluyó la reducción de las tasas.

Asimismo, guiado por la sugerencia del BC, el gobierno dominicano diseñó programas sociales para proteger a los grupos más indefensos de la población y flexibilizó la carga fiscal de las empresas, particularmente de los sectores más afectados por la pandemia.

El desempeño de la economía dominicana, pese a la crisis, ha mantenido la estabilidad y es favorable.

Dos agencias calificadoras de riesgo, Standard and Poor´s y Fitch, dieron a conocer sus valoraciones sobre el desempeño futuro de la economía, las cuales han resultado en una mejoría en las perspectivas de negativa a estable.

Al respecto, el presidente Abinader definió el crecimiento como “muy superior” a lo esperado, situándose por encima del 12% en términos reales.

Luis Abinader recibió la información de que el Banco Central fue certificado en el cumplimiento del estándar internacional ISO 22301:2019, para el proceso de administración del Sistema de Liquidación Bruta en Tiempo Real, de parte de Aenor Internacional.

El jueves 30 de diciembre. el Banco Central avisó que en su reunión de política monetaria de diciembre decidió aumentar su tasa de interés de política monetaria en 100 puntos básicos, de 3.50% anual a 4.50% anual.

La institución explicó que, de ese modo, la tasa de facilidad permanente de expansión de liquidez (Repos a 1 día), se incrementará de 4% anual a 5% anual y la tasa de depósitos remunerados (Overnight) de 3.00% anual a 4.00% anual.

Pero, con eso solo no basta, la política y los intereses de la gente está en el día a día y los resultados que le toca en su diario vivir.

Abinader lamentablemente ha ido perdiendo apoyo en los aliados que lo llevaron al Poder y lo pusieron a ganar la presidencia, disgustos, quejas y oposición hoy se observa en esos aliados e incluso en dirigentes y corrientes internas de su partido PRM.

Dentro de este cuadro descrito, Luis Abinader tendrá que hilar fino, amarrar una gran coaliciona de partidos y viejos aliados para poder cumplir su sueño de perpetuarse más allá del 2024 en el Poder.