¨Hay inversiones de dinero ilícito para ocupar una curul para lograr inmunidad¨

La diputada por el PRM, Soraya Suárez, compartió con nosotros en el Café de Diario 55, en cuanto a lo que se está viviendo en el Congreso, aseveró que los diputados actuales somos juzgados por las pasadas gestiones, se nos juzga de vagos, muchos incluso dicen que el Congreso está lleno de narcotraficantes, los que habla así se les olvida que tenemos familias.

Agregó que nuestros compañeros se han puesto a la orden y a la disposición de que se les investigue y es lo correcto, segundo que de esto saldrá un Congreso saneado, el que sea que haya estado lo sea, pero el que sea que haya estado implicado en actos delictivos en este gobierno no es posible, hacen esas inversiones buscando impunidad, no están todos los que son, ni son todos los que están, destacó la diputada.

En ese orden, con respecto a la Junta Central Electoral y permitir como tal la incursión de estos candidatos sin ninguna investigación previa como tal, Suárez acentuó que en los periodos pasados no había voluntad de sanear la sociedad.

En otro orden, precisó que tenemos un año de gestión, el presidente debe revisar cada quien, quien ha hecho y quien no en cada institución o ministerio que dirige.

En otro ámbito, la extradición de uno de los cabecilla de la red de narcotráfico y la ley de extensión de dominio, Suárez acentuó, no se quería aprobar la ley, fue aprobada hace un mes, era una necesidad cuando se reformuló la Constitución.

Con respecto a los bienes decomisados, Suárez manifestó que no debiera seguir quedándose a manos del Ministerio Público.

La representante de una curul en la Cámara baja, puntualizó, confío en la inteligencia del presidente Abinader y en cuanto a Yenni Berenice está siendo su labor en una institución que cada vez más se trata de ser independiente.

Concluyó diciendo, seguir con la confianza depositada en nosotros y dejar que la justicia haga su trabajo y al Ministerio Público trabaje con cautela, de tratar de no involucrar ciudadanos que al final salen libres sin culpa alguna.