Ultima Actualización: sábado 4 abril 2020  •  01:00 PM

CREERLE A EL.

Publicado por Redacción Externa  |  Opinión |  martes 31 marzo 2015

"Tu fe debe ser porque crees en la presencia del Creador, no por los milagros que haga. El mayor milagro debe ser la fuerza de tu fe"(anónimo).

 Hay quienes piensan que creer en Dios es que haga milagros y basado en eso, entonces "yo" creo. La pregunta sería bueno decirle a esa persona, es si crees en El o crees en algo que tu controlas y quieres que suceda cómo quieres y cuando quieras.

La fe dicen es ciega, como la esperanza, por eso vienes de: 'esperar', qué lo Dios tenga bajo su voluntad, no la tuya. Creerle a El es seguir su palabra sin esperar nada a cambio que hayas designado, sino seguir su camino confiado en que aquello en lo que crees será lo mejor para ti.

Quien cree o basa su fe en una especie de contraprestación siempre, desde que deje de "cumplirte" con ello se irá tu fe, entonces sólo creerás cuando estás bien y todo solucionado. Sin embargo, como hemos dicho en otras ocasiones, "todo progreso supone un proceso". No queremos probar ni pasar por situaciones en los que nuestra fe se vea en la posibilidad de fortalecerse.

Quien vive asumiendo al Creador como lo hace con los seres humanos, que puede controlarlo, o que de sólo esperar milagros para creer, nunca podrá ver los mismos, ni siquiera que los tenga de frente, porque le falta tener abierto su corazón para por amor y convencimiento seguir y creerle a El.

¿Es que tememos probarla o no estamos tan seguros de la fortaleza de nuestra real fe? Dudas, es normal, vivir con ellas no. No esperes que tu fuerza venga de fuera, sino que tú debes decidir si estás dispuesto a ser tu parte y comienza por interiorizar.   Así como nos preocupamos por ser físicamente adecuado, no dejemos lo interior de lado, ahí está tu manantial para beber en tu fe y abonándola haciendo cosas que Dios espera de ti, confía en tu fe, en su palabra, en su presencia en ti y el mayor milagro será precisamente esa creencia que tienes, sin importar qué, cuándo y dónde recibes. Confía que El no te abandona ni se aleja de ti.   Y tú, ¿Lo abandonarás hoy ante el egoísmo, miedo, dolor, prueba y obstáculo?