Ultima Actualización: viernes 18 agosto 2017  •  07:00 PM
Un PLD que se fortalece y se debilita
Publicado por Redacción  x  |  Opinión |  sábado 8 febrero 2014

El Octavo Congreso Comandante Norge Botello del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), sigue originando opiniones diversas, la mayoría de ellas, tratando de disminuir la influencia política del líder de la organización fundada por el inolvidable profesor Juan Bosch, doctor Leonel Fernández Reyna, y otras exaltando la Presidente Danilo Medina, quien se mantiene como una esperanza nacional.

El título de este trabajo, de hecho, significa una contradicción. ¡Y es así! El fortalecimiento del PLD está basado en el éxito de su Octavo Congreso, sin importar las pequeñas discusiones negativas, que son normales en cada acto político.

La debilidad está en la decisión de fijar diez años para que en lo adelante un miembro de la organización pueda aspirar a ser del Comité Central. De la última decisión depende la preocupación del licenciado Ramón Ventura Camejo, uno de los más destacados  visionarios que tiene el PLD. Muchos ilusos destacan que el ganador en las elecciones de los miembros de los Comités Central y Político, es el presidente Medina.

Olvidan que el Presidente Fernández es el líder del PLD y debe dejar que los grupos crezcan a lo interno. Si no fuese así, el secretario general del PLD no lo fuera Reinaldo Pared Pérez, el principal estratega de Danilo Medina.

En la República Dominicana no hay reelección y Medina es un hombre que está claro de que lo que apoyan y rechazan los dominicanos. La alternabilidad del poder ya es un hecho en el país.

Lo que es una realidad es que los seguidores de Medina se siguen fortaleciendo para las candidaturas municipales y del Congreso, en virtud de que están usando el poder para lograr apoyo en la base del PLD o la misma sociedad, que fue lo que no hizo la mayoría de los seguidores del presidente Fernández cuando ocupaban altas funciones en el Estado.

¿Es negativo para las aspiraciones presidenciales de Fernández Reyna que los danilistas crezcan en el seno de la sociedad?, claro que no. El líder es como una confluencia, que se alimenta de muchos ríos.

Una de las críticas que se le hace a Fernández Reyna es que cuando él dirigió el país, lo hizo usando a la mayoría de danilistas en altas funciones del Estado. Pero el líder del PLD calma a sus críticos diciéndoles que ellos también son necesarios y que el gran compromiso es el de trabajar para ganar en el 2016.

¿Dónde se está debilitando el PLD? Se está debilitando en que miembros que deberían ser de los Comités Central y Político no fueron tomados en cuenta.

En Santiago, donde se dejó fuera a valiosos miembros del PLD que aspiraban a esos organismos, no ayudará con la victoria en el año 2016. Santiago vio nacer a dos jóvenes: Víctor Fadul y Juan Manuel Ventura Ureña, los más destacados que tiene esa entidad por el gran trabajo que desarrollan buscando votos, pero sólo uno de ellos justamente fue elevado al Comité Central.  ¡Víctor Fadul está en su justo lugar!

El ascendido miembro al Comité Central es hijo del ministro José Ramón Fadul, uno de los funcionarios del PLD que sigue haciendo un buen trabajo en los gobiernos morados.

Pero Juan Manuel Ventura Ureña no tuvo la misma muerte. Es hijo del ministro de Administración Pública, Ramón Ventura Camejo, un gran ejemplo de sacrificio y lucha por el mejoramiento de los servicios públicos, así como por sus intenciones para que el PLD se modernice.

Este hombre (Ramón Ventura Camejo), produjo unas declaraciones políticas que deben motivar a la dirección nacional del PLD, como es el caso de elevar de categoría, por mérito, a miembros de esa organización. Y tiene mucha validez esa solicitud, debido a la retranca que significará el que haya que esperar diez años para poder aspirar a ser mimbro del Comité Central.

Eso limita que el PLD se alimente de destacadas figuras intelectuales, profesionales o de dirigentes de otras entidades que ya no quieren seguir militando en las mismas y quisieran optar por ingresar a la institución morada. El ascenso, por mérito, como lo plantea Ventura Camejo, es una salvación para el PLD, especialmente para la exigente Provincia Santiago, donde el empresariado participa en los procesos electorales.

No es verdad que si José Enrique Sued se interesara en ser miembro del PLD, aceptaría llegar como un “raso”, después de ser alcalde del Municipio, subsecretario de Interior y Policía, presidente del Comité Municipal del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), de la dirección nacional de esa misma entidad, diputado y otros cargos más.

Si se acepta el ascenso por mérito, como lo solicita Ventura Camejo, entonces se impondría la creación del Instituto de Formación Política, que es otra de sus peticiones. Hay que recordar que el PRD no se divide en la base. ¡Es un problema para el PLD!

¡Gracias por leernos!