Ultima Actualización: lunes 23 octubre 2017  •  10:10 PM
Ramón Leonardo : Una voz que no debe apagarse
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 12 marzo 2015

“ … Decía que nada en este mundo es ajeno al amor, y que no hay nada más noble que el dar, que es la esencia positiva y trasnformadora de una sociedad. Lo contrario : el odio, el interés y la codicia son semillas que han producido el desorden y la injusticia en el mundo”

 

                            Ramón Leonardo ( De su libro autobigráfico “Historia de mi voz”)

El cantautor Ramón Leonardo fue y seguirá siendo, hasta que vida tenga, el cantor del pueblo dominicano.

Ramón Leonardo es un verdadero ícono  de la canción protesta o  de contenido social  en la República Dominicana.

Una de sus interpretaciones más conocidas,  “Francisco Alberto”, se convirtió en un verdadero himno durante la década del setenta. En este período, caracterizado por la más brutal represión política que conozca la historia dominicana después de la dictadura de Trujillo,  nuestro famoso y  siempre querido cantautor arriesgó su vida cuando con su guitarra al hombro se desplazaba por todos los rincones del país tratando de sembrar en la conciencia de los ciudadanos el mensaje liberador en contra de la desigualdad y de las injusticias sociales. Por esa labor fue amenazado de muerte, perseguido y apresado en múltiples ocasiones. Los esbirros del régimen balaguerista querían apagar su voz, pero su voz tronaba con más fuerza y  eco redentor en toda la geografía dominicana.

Como escribiera el médico, abogado y comunicador Ricardo Nieves, Ramón Leonardo fue el “Sobreviviente de una generación, cantor del pueblo en un momento en el que el más puro canto presagiaba el riesgo… cantor del amor, de la poesía, del dolor”

Ramón Leonardo es un digo ciudadano de límpida trayectoria ética, un padre ejemplar y un  eterno combatiente por la democracia que siempre ha defendido los mejores intereses de su patria, y a  quien el poder político no ha podido contaminar con el efecto altamente provocador del oro corruptor.

Ese mismo Ramón Leonardo que tanto cantó y orientó a su pueblo, hoy necesita urgentemente de ese mismo pueblo.

Ese Ramón Ramón Leonardo que tanto nos hizo vibrar con sus canciones de amor y de protesta, hoy necesita que sus compatriotas le pueblo le digan: “Aquí estoy yo”

Ese mismo Ramón que tanto le pidió al gobierno de entonces que “ abriera las rejas” para que de ellas salieran los presos políticos y porque, según él,  “las ideas no han de estar presas”, necesita que el pueblo que se nutrió con la sabia nutritiva de su arte abra sus bolsillos para reunirle al cantor los quinientos mil pesos que necesita para realizarse tres cirugías, una de ellas, la primera, en la columna cervical para corregirle un problema (estenosis cervico-torácica medular )  que le impide caminar y otra, la segunda, en el colon para eliminarle el malestar generado por la  presencia abundante de divertículos que ya en dos ocasiones  le han perforado los intestinos. Semejante situación, de no resolverse, podría poner en riesgo su vida.

En la actualidad  yace postrado en una cama y para realizar sus necesidades tiene que valerse de otras personas.

Es por eso que amigos y familiares están solicitando una colaboración económica  con miras a reunir  los RD$ 500, 000 requeridos  para realizar las ya referidas  intervenciones quirúrgicas. La ayuda  puede realizarse a través de la cuenta 10-003-01952-8 de la Asociación Cibao de Ahorros y Préstamos.

Un aporte suyo es un aporte a la democracia que este digno cantor tanto luchó para que se estableciera en su país.

Ramón Leonardo no es un ciudadano cualquiera.

Ramón Leonardo, vale reiterarlo, es un ícono, un símbolo, un patrimonio cultural, histórico e ideológico del pueblo dominicano.

Por falta de quinientos mil pesos, este combativo artista de ningún modo puede permanecer varado en una cama.

Por falta de quinientos mil pesos, este  Cantor del Pueblo de ningún modo puede callarse.

Por falta de quinientos mil pesos, Ramón Leonardo de ningún  modo puede retirarse  de manera definitiva del mundo de los vivos.

Por falta de quinientos mil pesos, en fin, la voz de Ramón Leonardo no puede apagarse; porque como dicen las letras de una canción famosa :

“Si se calla el cantor, calla la vida”