Ultima Actualización: sábado 21 octubre 2017  •  04:53 PM
El Aeropuerto debe llamarse Poppy Bermúdez
Publicado por Redaccion Diario55  |  Editorial |  martes 10 marzo 2015

EDITORIAL

El Aeropuerto debe llamarse Poppy Bermúdez

Designar el Aeropuerto Internacional del Cibao con el nombre de José Armando Bermúdez (POPPY), es un acto de justicia que nadie en Santiago debería regatear.

Ya con designar la avenida que une a esa terminal con la autopista Duarte con el nombre de don Víctor  Espaillat Mera, fue una decisión correcta, que reivindicó a un luchador por esa importante obra.

Ambos empresarios fueron pioneros en la lucha para que Santiago tuviese un Aeropuerto Internacional, dejando los primeros resultados positivos con la entrega de un millón de pesos por parte del gobierno de Balaguer, de los doce años.

En esa búsqueda, de ese objetivo de desarrollo, Poppy Bermúdez fue incansable y sus meritos no pueden verse, ni mucho menos, en función de la cantidad de acciones de su propiedad en la empresa.

El mayor accionista es la institución o persona que guardó el dinero que entregó el Estado en los años 70, con los cuales finalmente se compraron los terrenos de la terminal.

Por tanto, pueden haber personas o instituciones que tengan más acciones que los  Bermúdez, pero jamás quienes puedan atesorar mayores meritos en los afanes para el Aeropuerto.

Poner trabas para no bautizarlo con el nombre del empresario recién fallecido, solamente puede explicarse con las rivalidades empresariales y la mezquindad humana.

Y por demás, los meritos de Poppy Bermúdez como empresario y hombre emprendedor, no solamente están en su lucha por el Aeropuerto, sino que su impronta sella muchas de las cosas de este Santiago querido.

Solamente basta añadir que fue también pionero en establecer líneas aéreas de servicios desde el viejo Aeropuerto de esta ciudad, entre otros aportes al desarrollo local.