Ultima Actualización: viernes 15 diciembre 2017  •  07:00 PM
Oda al optimismo
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 9 marzo 2015

El pesimismo me aterra. Escuchar un “no puedo” o  un “eso si está difícil” lastima mi sien, atrofia momentáneamente mi esperanza. Eso de resaltar lo negativo de las cosas es una bofetada a la razón, al sentido común. Evito a los quejosos, pues me destruyen el día.

 Me enfadan los masoquistas, los que gozan sufriendo, los que nunca están bien, los que cuando saludas te responden que se los está llevando el diablo y lo hacen hasta sonriendo.

También me disgustan los que no vislumbran soluciones, los de espíritus pigmeos; y a estos se agregan los que complican lo simple, que se enredan en su propia telaraña, que para llegar a su destino optan por las curvas pronunciadas y los oscuros laberintos en vez de la línea recta e iluminada. Me aburren los que temen triunfar, los frustrados que le huyen al éxito alcanzado en buena lid, los ciegos de horizontes.

A todos esos los prefiero lejos, allende los mares, cerca tal vez de Plutón. Y los hay de todas las clases sociales, de todas las razas y religiones, de todo nivel académico. Este absurdo comportamiento no es exclusivo de los materialmente desheredados por la fortuna, como se suele pensar.

Me fascina buscar el lado bueno de cada asunto (que siempre lo hay), sin perder la noción de la realidad; aunque el camino esté repleto de obstáculos siempre hay un modo de llegar a la meta.

Aplaudo a todas las personas con energía positiva, firmes en sus propósitos, claras en sus metas, dispuestas a la batalla, preparadas para vencer, que solo tienen como límite sus sueños, porque nadie se eleva más allá de sus ideales, pues si piensas que llegarás sólo hasta allí, de allí jamás pasarás, ni siquiera con el amparo de la suerte.

Que nuestra cotidianidad se nutra de optimismo, de ganas sanas, de amor por lo que se hace (“sólo el amor consigue encender lo muerto”, nos canta Silvio), porque estoy convencido de que nuestro escenario cambia sustancialmente dependiendo de nuestra forma de ver la vida y de enfrentar los problemas.

Somos nosotros los que construimos y destruimos. O nos caemos o nos levantamos. La decisión es nuestra. Tener voluntad con nobles propósitos es la consigna y quien tiene esa voluntad conquista lo que quiera.