Ultima Actualización: martes 21 noviembre 2017  •  08:40 PM
Hay que preservar y fortalecer a Senasa
Publicado por Redaccion Diario55  |  Editorial |  miércoles 11 febrero 2015

EDITORIAL

Hay que preservar y fortalecer a Senasa

El Seguro Nacional de Salud (Senasa), es la ARS donde encuentran su cobertura médica la gran mayoría de los servidores públicos de bajos ingresos y una parte importante de ciudadanos de escasos recursos económicos, no empelados estatales.

Se trata en consecuencia de la más grande de su género bajo un régimen subsidiado, que navega siempre en medio de dificultades, habidas cuentas de la gran demanda de servicios de sus asegurados.

Pese a tantas adversidades, Senasa ha caminado con relativo éxito para bien de los sectores menos favorecidos de nuestra sociedad, lo cual es un alivio en medio de tantas carencias en el sistema de salud estatal.

Pero su funcionamiento dista mucho de ser óptimo, y cada día se advierten dificultades para satisfacer la demanda de millones de asegurados, diseminados por todo el territorio nacional.

Ahora surge una situación peligrosa cuando los médicos cardiólogos amenazan con no aceptar ese seguro a sus pacientes, por los problemas para saldar las cuentas con ellos, por parte de la alta gerencia de esa ARS.

Esta situación y otras parecidas mueven a preocupación, en vista de se trata de las enfermedades y prevención cardiacas, que son una de las que causan mayor mortalidad cada año en nuestro país.

Las autoridades nacionales deben intervenir en este caso, ya que negar esa asistencia facultativa sería un duro golpe para cientos de miles de hombres y mujeres, que tiene poco menos que vedado el acceso a la asistencia sanitaria privada.

También Senasa y sus autoridades deben estar alertas, ya que el gran negocio de las ARS privadas no esconden su deseo de que desaparezca o disminuya su incidencia, tratando de aumentar su mercado, sin reparar en los daños que eso puede significar para millones de personas humildes.

Muchas amenazas se ciernen contra el Senasa y es necesario enfrentarlas, en tanto se mejoran sus operaciones.