Ultima Actualización: domingo 20 octubre 2019  •  01:30 PM

La destrucción de los partidos políticos

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 15 enero 2015

Por décadas, la mayoría de los principales líderes y dirigentes de los principales partidos políticos dominicanos son o fueron protagonistas de largos conflictos por posiciones, especialmente por candidaturas, acciones que ya provocaron las divisiones de varias organizaciones del género.

Las divisiones más dolorosas todavía afectan al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), de donde salieron el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y el Partido Revolucionario Moderno (PRM).

Y, en las organizaciones izquierdistas, las cosas son peores porque no hay forma de que se pongan de acuerdo para hacer una institución fuerte capaz de conquistar el poder a través de las elecciones, prefiriendo, cada quien, luchar de manera independiente.

El PRD y el PRM, desunidos, no tienen la mínima posibilidad de ganar los comicios del 2016. Pero la peor situación afecta al gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), una entidad de grandes pensadores y donde muchos de sus dirigentes, actuando con prepotencia, siguen cavando la “tumba” de una de las mejores organizaciones políticas de América Latina. 

Funcionarios judiciales designados por el propio PLD llevaron a la Justicia al ex Presidente Leonel Fernández, basándose en acusaciones que luego sus acusadores no pudieron probar en los tribunales.

Luego, el procurador Francisco Domínguez comenzó una dura batalla en contra del senador Félix Bautista, quien también es el secretario de organización del PLD, y posteriormente la Justicia procedió en contra del ex ministro de Obras Públicas, señor Díaz Rúa, quien es el tesorero de la misma entidad. 

Ambos son acusados por funcionarios judiciales de lavados y otros supuestos fraudes. Muchas de las acusaciones en contra del líder del PLD y ex Presidente Fernández, también salieron de las propias entrañas del PLD, aunque acuñadas por el doctor Guillermo Moreno, líder de un pequeño partido llamado Alianza País. Este también fue fiscal del Distrito Nacional en uno de los gobiernos de Leonel, por lo que si esa organización es corrupta, él, históricamente, no está libre de culpas. 

Al  senador Bautista lo saludé en el 2008 en el Palacio Nacional, sin tener ningún vínculo, y  a Díaz Rúa lo conozco a través de los medios de comunicaciones. ¡No sé si son culpables o no! Ya se sabe que el procurador general de la República tiene cientos de expedientes en contra del legislador y que éste último, de acuerdo a las versiones, también presentará evidencias destructoras en contra del funcionario judicial. Todas esas acciones están dirigidas a contribuir con la pérdida del poder del PLD.

A esos problemas hay que agregarle en muchas provincias, donde hay liderazgos muy fuerte de esa organización política, como es el caso de Santiago, hay personas “moradas” tratando de empañar las imágenes de en quienes descansa parte del trabajo que podría garantizarle la victoria a los oficialistas, no haciendo atribuciones vinculadas a los primeros casos, pero sí dañinas. 

No es que si funcionarios de un gobierno son culpables de hechos criminales se les deje impunes. Lo que corresponde es que esas acciones las dirija la oposición política. 

De ahí nace el interés del senador oficialista para que su juicio sea televisado. Parece que el legislador, que se queja de que luchó para que Domínguez Brito hoy sea el procurador general de la República, tiene un baúl de expedientes en contra del alto funcionario judicial, pruebas que supuestamente estuvo reuniendo para su defensa.

Sean culpables o no todos los acusados, hay que decir que el hecho de que el PLD hoy no tenga un nivel de popularidad rondando el 80 por ciento, se debe a las luchas destructoras mantenidas por muchos de sus dirigentes, incluyendo a algunos pre-candidatos presidenciales. Un partido, como el PLD, sin una oposición sólida, porque el PRD, como está hoy no es opción de poder, debería estar tranquilo con sus 31 senadorías, el control de la mayoría de las Alcaldías y diputaciones, pero-lamentablemente-eso no está sucediendo. 

Si los perredeístas se unen, con el panorama creado por muchos de los dirigentes del PLD, la última entidad tendrá que trabajar sin descanso para tratar de mantener el poder, porque tenemos que admitir que la campaña en contra del líder de esa entidad, sin que nadie presente pruebas reales en su contra, por el nivel de conciencia política que hay en el país, le hizo mucho daño, aunque si es confirmado candidato presidencial, Fernández Reyna tiene una capacidad tan extrema que es capaz de cambiar el panorama en algunas semanas.

No hay que ser ningún experto para saber que las acciones en contra de algunos dirigentes del PLD están dirigidas a socavar la estructura política de Fernández Reyna. 

Todos esos conflictos atentan en contra de las posibilidades de triunfo del PLD. Hay que recordar que esa entidad perdió las elecciones pasadas en el Cibao, que significa casi la mitad de los votos,  aunque hay que admitir que los sufragios recuperados por Fernández Reyna, su esposa Margarita, el trabajo de algunos dirigentes locales, entre los cuales figuraron Ramón Ventura Camejo, Ramón Rodríguez (Monchi), Fernando Rosa, José Izquierdo  y otros, fueron determinantes para evitar el triunfo de Hipólito Mejía, quien-de hecho-tenía en sus manos los resultados de la victoria.

Santiago fue convertido en la residencia de Fernández Reyna y Margarita, instalados en Cienfuegos, de donde dirigieron la estrategia para la victoria nacional del PLD, hecho que hoy está pesando mucho para el desarrollo de su propia candidatura presidencial, en virtud de que, como Presidente en ese momento, tuvo que sacrificar sus aspiraciones futuras, debido a que tuvo que disponer la realización de obras u otras acciones, no contempladas en el presupuesto general de la nación, para asegurar la victoria de Danilo Medina, pero creando un gran déficit  conocido posteriormente como “Hoyo Fiscal”, aunque hay que admitir que las ejecutorias del actual mandatario son garantías de estabilidad.

Se puede afirmar, sin ningún tipo de duda, que es el propio PLD quien se está derribando del poder. Y si esa entidad es derrotada, se puede asegurar, desde ya, que habrá sometimientos a la Justicia de funcionarios y ex servidores del Estado en todo el territorio nacional, de todas las tendencias que existen en el partido gobernante.

¡Y, desde el poder, se fabrican expedientes, si se quiere hacer daño, que se puede ser inocente, pero los acusados tienen que sufrir los rigores de la Justicia y la pérdida de valores humanos!

-Gracias por leernos.