Ultima Actualización: martes 21 noviembre 2017  •  08:40 PM
Esos negros nubarrones
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 29 diciembre 2014

Al llegar un nuevo año, pasamos balance de lo que fue el anterior. Este, que casi finaliza, es de esos que la historia pone en el camino para hacernos reflexionar sobre el devenir del pueblo, de los reales peligros que amenazan su permanencia.

El dominicano pone candados después que le roban, pero ojalá, después de lo sucedido este 2014, en el 2015 que se avecina, cambiemos la forma de ver el futuro del país, y reafirmemos el Juramento Trinitario, defendiendo con la vida ese legado.

Este quedará consagrado como el año del Complot Desvelado, contra la iniciativa de Duarte, y creer que ya todo pasó, sería un error garrafal. Esos conspiradores nunca duermen, desde la sombra, maquinan para descargar en nosotros la desgracia haitiana, que ellos les han creado.

Mientras los países del área deportan e impiden la entrada de haitianos a sus territorios, a los hijos de Duarte se nos denuncia ante la siniestra CIDH, por hacer uso de esas prerrogativas constitucionales que tiene todo país.

Gracias a hombres comprometidos con Los Trinitarios, como Roberto Rosario, y los honorables magistrados, del Tribunal Constitucional, encabezado por su presidente, Milton Ray Guevara, el 2014 no nos transportó históricamente a 1822.

Es el periodo más turbulento que ha vivido la sociedad dominicana desde fundada la República, donde los intereses adversos se unieron para desintegrarnos como nación y raza, de la forma más grosera y descarada.

Como todo mal obra para bien, la acción de los enemigos de Duarte nos puso en alerta máxima, para que sepamos, no podemos dormirnos en los laureles, si queremos preservar el heroísmo de aquellos prohombres.

Esos negros nubarrones, nos confirmaron que la conspiración no sólo viene de afuera, si no, que a los enemigos los tenemos en casa, disfrazados de dominicanos, dispuestos a darle la estocada mortal a la conquista trinitaria.

Sólo mediante la unificación de lo mejor de la dominicanidad, podremos detener esa tentativa vil, de quienes persiguen borrarnos del mapa. Aquellos, que sienten el desvelo por el derecho a una patria prospera, libre, democrática y soberana.

Su ensañamiento contra el ideario de Duarte y Los Restauradores, puso al desnudo la debilidad institucional de un Estado, donde la clase dominante se sirve con la cuchara grande, sin importarle su destino.

Esa saña, convoca al pueblo a enfrentar a la llamada Sociedad Civil, y grupos que conspiran contra la salud de la patria. A estar vigilantes, frente a los que desde adentro atentan contra su supervivencia, Independencia y Soberanía.

El año 2015, está llamado a ser el periodo de reafirmación del dominicano al desinterés duartiano para darnos el derecho a un gentilicio. Sin renunciar a la condición de solidarios con los necesitados, pero intransigentes en lo patriótico.

Valoremos pues, a los que impidieron esos negros nubarrones se llevaran de encuentro la identidad nacional, la dignidad de pueblo combativo, enfrentando a quienes persiguen hacer apátridas a los quisqueyanos, en la Quisqueya de Enriquillo.

                                                                 alex15958@hotmail.com

                                                                    Twitter, @alexalma09