Ultima Actualización: domingo 21 octubre 2018  •  02:14 PM

Cuba, EU, Rusia y los combustibles

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 22 diciembre 2014

América Latina, que hasta hace 15 años era un continente sin mucha importancia para las grandes potencias económicas, militares  y políticas, porque aunque siempre está llena de valores humanos, nunca fue considerada como un peligro en materia de grandes armamentos bélicos.

Y como los que tienen modernos tanques para guerras, aviones, submarinos, misiles, fusiles y otros equipos bélicos modernísimos son los grandes potencias, a los países de América Latina siempre se le consideró como  soportes para las acciones de los más poderosos.

Pero las cosas cambiaron. Los latinoamericanos mueven a las grandes potencias. Estados Unidos le impuso un innecesario embargo a Cuba que duró casi 54 años, tiempo suficiente para que esa Isla creciera en conciencia, aunque no así en materia de desarrollo económico.

Todas las personas que nacieron durante ese tiempo consideraban, porque ya comenzó a cambiar con el inicio para el restablecimiento de sus relaciones, que el malo era Estados Unidos y así crecieron. Pero, independientemente a todos los problemas económicos y sociales que le causó Estados Unidos a Cuba, debemos destacar la grandeza del Presidente norteamericano,  Barack Obama, porque sabemos que en ese país se mueven muchos intereses en contra del propio jefe de Estado.

Y también hay que reconocer la grandeza del Presidente de Cuba, Raúl Castro, para que   ambas naciones restablezcan sus relaciones. América Latina está satisfecha por ese acuerdo.

Sería importante que el Presidente de Estados Unidos visite a Cuba y observe, en el mismo terreno, que el embargo no fue más que un daño innecesario. Cuba se mantuvo pidiendo el restablecimiento de esas relaciones, por lo que es poco lo que tiene que disculparse.  De todas maneras, ¡Felicitaciones para ambos gobernantes!

Otro embargo que está causando estragos es el que existe en contra de Rusia a cargo de Estados Unidos y la Unión Europea. Aunque la suspensión de las ventas de productos  europeos y de Estados Unidos está diezmando la economía rusa, los europeos, que le vendían al país sancionado hasta 11 mil 800 millones de euros en alimentos, como ocurrió en el 2013, también tienen problemas porque está afectado su merado de las exportaciones.

Se sabe que el embargo a Rusa es fruto  de la invasión militar de ese país a Ucrania y cual produjo que Crimea se declarara bajo la dependencia de los rusos. Pero la versión del Presidente de Rusia, Vladimir Putin, de que el embargo está creando una gran crisis en su país, requiere de una rápida solución de parte de Unión Europea y Estados Unidos. ¡Rusia debe excusarse y comenzar a cumplir con las exigencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para que se le levante el embargo!  

Rusia está aumentando sus relaciones con América Latina y eso, aunque no se diga, debe preocupar a Estados Unidos. Pero faltándole alimentos a Rusia, porque no produce lo que consume, es evidente que el Presidente Putin debe reaccionar positivamente para evitar que la hambruna lleve a millones de rusos a los cementerios.

Debemos seguir luchando por la paz del mundo. ¡Ese debe ser el gran compromiso! En Rusia están escaseando los alimentos y no es verdad que puede haber paz en una nación que sufre por la falta de alimentación. ¡Rusia se equivocó y el Presidente Putin lo sabe!

Ese Presidente sabe que no es fácil competir en ese tipo de mercado con el potencial de Estados Unidos y los europeos, aunque los últimos también están afectados por la reducción de sus exportaciones hacia Rusia.

En el caso de la República Dominicana, es importante que se admita que las continuas rebajas en los precios de los combustibles no están  causando ningún impacto positivo, debido a que no bajan los precios de los alimentos, el transporte público y otros artículos de consumo masivo.

Cuando los precios de los combustibles sobrepasan lo normal, inmediatamente el comercio y los chóferes aumentan los costos.  Es importante que el gobierno vaya pensando en fijar precios topes a los productos  y el transporte, como existe en Estados Unidos. En ese país, que hay más cosas buenas que malas, como en la mayoría de las naciones, el consumidor se siente apoyado por el Estado en materia de consumo.

Cuando los precios de los carburantes suben, los conductores siempre disponen alzas, pero cuando éstos bajan, como está ocurriendo, mantienen el mismo costo del pasaje y los usuarios están obligados a pagarlo. Hay que ir pensando en restablecer la Dirección General de Control de Precios, sin importar la oposición de algunos sectores empresariales y comerciantes, copiando el estilo norteamericano.  ¡Así también aumentan los salarios de todos los empleados del país!

-Gracias por leernos.