Ultima Actualización: jueves 21 junio 2018  •  10:50 PM

Errada Percepción

Publicado por Redacción  x  |  Opinión |  lunes 27 enero 2014

La valoración del presidente, Danilo Medina, sobre seguridad ciudadana, encaja perfectamente con la sentencia del ilustre poeta español, Ramón de Campoamor, “nada es verdad, nada es mentira, todo es según, el color del cristal, con que se mira”, porque sin dudas, él tiene una errada percepción de la realidad.

 

Es probable que el gobierno, para no alarmar a la población, presente una idea contraria al contexto actual, o puede estar imitando al Avestruz, que al decir de algunos, esconde la cabeza para vivir ajeno a la situación imperante.

 

También, puede ser que esos reportes de prensa estén divorciados de la verdad, pues semanalmente, los medios de comunicación traen en sus portadas el grado de inseguridad que vive el ciudadano.

 

Sobre todo, aquellos que laboran en horas nocturnas, aunque los crímenes, al igual que los Servicios Públicos, de Radio Guarachita, no tienen horas fijas para ser cometidos, por lo que la visión del gobierno parece muy distinta a lo que vivimos, aun aquellos de ultramar.

 

Por ejemplo, los médicos del Hospital, Juan Pablo Pina, en San Cristóbal, realizan sus labores sumidos en el pánico impuesto por la delincuencia. Motoconchístas, choferes de carros públicos y taxistas, son asaltados a plena luz del día, a lo que no escapan militares ni policías, muchos de ellos asesinados o heridos.

 

Comerciantes, amas de casas, chiriperos, y figuras públicas, llevan la peor parte. Ni siquiera el Ministerio Público ha tenido autoridad para poner a rayas a esos criminales, que con sus actos vandálicos azotan establecimientos de salud, de donde en franco desafío a la ley, se llevan a la fuerza cadáveres de las Morgues.

 

Eso ocurre en varias localidades, siendo la última Barahona. En esa demarcación, un policía fue asesinado en el hospital del Estado, por delincuentes en hora de la madrugada, y eso no puede ser pura percepción.

 

Pero oficiales al servicio de la familia presidencial también han perdido la vida a mano de la criminalidad, y extranjeros radicados en el país son cazados como mansos corderos en centros comerciales, a cualquier hora del día, para despojarlos de sus pertenencias.

 

Esa errada percepción del mandatario impedirá sacar del poder de los civiles las armas de fuego, para que el país encuentre la paz y la tranquilidad. En cambio, cada día más armas de diferentes calibres llegan a manos de desalmados y resentidos sociales, esto unido a una justicia complaciente con esos antisociales.

 

A pesar del contraste entre la realidad y ficción del presidente, sobre la Seguridad Ciudadana, la realidad sin ambages es, que de momento todos tendremos que andar con trajes anti balas, pues un chaleco no será suficiente.

 

Vehículos blindados transportando valores son asaltados con armas largas y automáticas a plena luz del sol. El mandatario desconoce que turbas de degenerados se han adueñado de la paz del país, porque el negocio de las armas es más importante que la paz social, para los políticos.

alexalma0915@gmail.com

Twitter, @alexalma09