Ultima Actualización: miércoles 28 junio 2017  •  04:09 AM
Una correcta medida del Vaticano
Publicado por Redacción  x  |  Editorial |  jueves 25 septiembre 2014

El apresamiento y apertura de un proceso judicial en contra el nuncio Wesolowski, de triste recordación en nuestro país, abre un espacio de esperanza de que la impunidad no será posible en esta oportunidad.

En este país ha sido costumbre de que las cosas donde están involucrados personajes de la Iglesia, al menos de niveles altos y medios, son  cubiertos con el manto del silencio.

Durante siglos aquí imperó la regla de que Iglesia Católica y Fuerzas Armadas, eran vacas sagradas, cuyas acciones eran temas tabúes, que estaban sus jefes por encima del bien y del mal.

Pero a gracias a Dios los tiempos han cambiado y ese velo de miedo y misterio se va diluyendo, para que sus miembros sean juzgados con el mismo rasero que los demás entes públicos y de poder.

Aunque la decisión de enjuiciar a este sujeto no se hizo aquí, sin dudas que la movilización de diferentes sectores de la sociedad dominicana, incluyendo de la misma Iglesia influyó en la decisión  Vaticana.

Ahora todos esperamos un juicio serio y sin cortapisas para que la justicia se imponga, y así resarcir en parte los graves daños causados por ese mitrado a nuestra niñez.

Y eso, por supuesto, manda una clara señal a otros dentro y fuera de la Iglesia de que  la justicia y el castigo, no solamente será en la otra vida, sino en esta también, cuando cometan alguna felonía.