Ultima Actualización: martes 13 abril 2021  •  02:00 PM

El mismo tema policial

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 6 abril 2021

Con el caso lamentable y desgarrador de Villa Altagracia, se levanta nueva vez el velo que se destapa cada vez que se conoce de un abuso policial o de un hecho como el que terminó en tragedia con la muerte de los esposos, Elisa Muñoz y Joel Diaz. 

No cabe en la cabeza de nadie en admitir que este suceso ha conmovido a la mayor parte de la opinión pública. Y que ha expuesto la indignación colectiva.

Todo están conscientes de que sobre las cabezas del Ejecutivo; del Ministerio de Interior; y de la Policía; está la dirección de la seguridad ciudadana.  Y es cierto que el tema delincuencia y protección, han sido los principales que han llevado preocupación, no solo a la población, sino a las autoridades de turno.  Y que se han creado muchos supuestos planes para combatir o preservar la vida humana o hacer sentir un ambiente de tranquilidad. O sea, que ha sido un tópico que ha estado presente hace tiempo. 

Lo que hoy vemos del cuerpo policial es lo mismo que hemos estado viviendo desde siempre.  Si damos una mirada retrospectiva, podemos darnos cuenta del objetivo para los cuales fue utilizada la institución policial. Para matar desafectos del régimen; luego para asesinar revolucionarios; los comunistas; luego, para actuar tomar la justicia en sus manos por “los intercambios de disparos”.  En fin, nada que tuviera que ver con la protección civil. 

Hoy se quiere responsabilizar al director policial, como si el mismo habría dado anteriormente signos de que la forma de querer conllevar esa institución es a base de sangre y terror.  Cuando es todo lo contrario, porque lo que si ha mostrado, es manejo prudente; de respeto; de inteligencia; y de organizar todo lo que ha sido puesta bajo su responsabilidad. 

Quien conoce a este oficial, sabe del empeño que siempre mostró en los cargos que ostentó ; y que si hoy ha llegado a esa altura, no es por enganche político ni de relaciones, sino por su labor histórica y de carrera que asumió desde sus inicios.  Pero al parecer estamos olvidando que cambiar ese cuerpo no es solamente por colocar una nueva cabeza, eso lo que mostrará cómo responde ante cada acción incorrecta; infracción; crimen; o circunstancia en que está envuelto cada ciudadano o cómo responde cada agente. 

Estamos conscientes de que quien está hoy al frente de la dirección policial, es una persona capaz; responsable; enérgico; preparado; y con la voluntad de mejorar lo que dirige.  

Lo que hoy tenemos como institución policial no ha podido cambiar su naturaleza histórica.  No porque quien hoy la dirige no trabaja para mejorarla, sino que se requiere darle las condiciones que merece.  Pero no debemos olvidar sobre qué sociedad se encuentra hoy la misma, que acusa una descomposición social que abarca todo el cuerpo social, no solamente el policial. 

Podemos cambiar el director y con ello no solucionaremos nada. Porque seguimos viendo cómo sigue siendo principal arrancar la cabeza del que dirige esa institución, pero no en pensar que debemos buscar cuáles son los efectos que causan lo que padecemos entre aquellos agentes que no respetan su uniforme ni sus compañeros que realizan buena labor. 

Seamos sinceros.  ¿Cuántos jóvenes con oportunidades quisieran formar parte de la policía? ¿Estamos pagando el cuerpo policial que requerimos y exigimos? ¿Estamos dándole las condiciones a los agentes y la institución misma que merece? ¿Es la policía la única institución del Estado hoy cuestionada? 

Ojalá que esté horrenda hecho mencionado más arriba y que ha motivado todo tipo de indignación, sea el principio del fin. De que no sigamos buscando la fiebre en las sabanas, sino en el enfermo mismo. Que busquemos mejorar el cáncer que lo corroe, y no quererle buscarle una aspirina para lo que no va a mejorar absolutamente nada, sino que será un paliativo momentáneo. 

Que podamos enfrentar y tratar este tema policial con el real deseo y voluntad de mejorarlo y no solo de esperar un nuevo suceso o escándalo para seguir llenando espacios en las noticias y redes sociales, para buscar objetivos que no tienen que ver con el interés colectivo, sino particular. 

Correo: jordiveras@yahoo.com