Ultima Actualización: lunes 23 noviembre 2020  •  06:48 PM

La sociedad que merecemos

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 17 noviembre 2020

Hace más de diez años escribimos un artículo con el título. “Ejemplo a seguir”, a propósito de una charla que tuvimos la oportunidad de participar como oyentes y en el invitado u orador principal, era, el señor Don José A. León, en ese entonces, presidente del Grupo León Jiménez, y estableció sus experiencias profesionales y personales, así como los principios que habían normado su familia para hace de sus empresas un gran emporio económico, con prestigio y respecto nacional e internacional. 

En aquel escrito expusimos las bases, que según el disertante, fueron determinantes, para el éxito y solamente expondremos algunos, que entendemos, hoy son tan vitales, para una sociedad, que no es la que tenemos, pero si la que merecemos.  En el mismo, indicamos, lo siguiente y citamos:

“Me interesa abarcar solamente y de forma escueta lo que son los principales principios que según el expositor han sido la clave del éxito de dicho grupo, que no ha sido otra cosa que enseñanza y ejemplo transmitido de generación en generación que ha formado parte de la educación de hogar que recibieron de sus antecesores y que se ha sabido extrapolar a su elemento comercial.  El primero de ellos está basado en la valoración de todas y cada una de las personas o empleados que pertenecen a dicho grupo y los que han pertenecido al mismo.  Es decir darle el valor y el lugar adecuado en principalía su personal y a quien forma parte de tu empresa.  Esto es que usted como mentor de una actividad privada cualquiera se preocupe por integrar a su establecimiento y centro de trabajo un personal con alta capacidad, talento y don de ser humano.  Aunque parezca sencillo no todos asimilan esta sencillez”.  

“El segundo principio es muy ligado al aspecto  comercial y se trata de que entre las relaciones humanas se pueden crear resultados de ganar-ganar, o sea, que ambas partes que realicen o forman parte de un convenio, negocio, relación en sentido general, tengan resultados positivos y beneficiosos.  Esto porque algunos entienden que en una relación comercial o no, sólo ellos tienen que resultar gananciosos o beneficiados, llegando para esto hasta implementar o realizar acciones deleznables y reprochables por obtener el resultado, sin importar si esa persona, amigo, amiga, cliente o relacionado, se pierda de una sola vez, este vale mucho para los que conocemos como de personalidad egoísta y ambiciosos”.  

“En el caso del tercer principio es el estricto cumplimiento de las obligaciones legales, esto incluye claro está el hecho de que cumpliendo con ello se tiene un clima laboral adecuado y que se transmite hacia fuera de que los negocios que se llevan a cabo son claros y transparentes y esto hace distinción a dicho grupo económico”.  

“En cuanto al cuarto principio y no por ello el menos importante, todo lo contrario y pienso que es de los tres el que más me impacta, se refiere al firme compromiso con la nación, o sea retribuir y devolver a la comunidad todo lo que ha sido el apoyo que te brinda en un momento dado.  Es usted ser semilla que germina y no un simple parásito que se acostumbra a guardar y amasar lo que produce sin compartirlo y hacerlo participativo a favor y beneficio de quienes lo han apoyado”.  

Al respecto, deseo compartir con ustedes una frase o cita utilizada por el expositor, atribuida al escritor norteamericano James Doolittle, relacionada con este último principio y dice lo siguiente: “Estamos en este mundo con un propósito y es el de transformarlo en un lugar mejor.  Por lo tanto, queremos ser miembros activos de la sociedad.  Si el mundo, como resultado de nuestro paso, llega a ser un lugar mejor del que era antes de que llegáramos entonces habremos cumplido con nuestro destino”.  Lo que debemos propender cada dominicana y dominicano, o la gran mayoría, es cifrar una sociedad de mayor respeto a las normas, principios y valores, no a las imposiciones sin justicia ni derechos; ni aquellas donde prime el desorden.

Correo: jordiveras@yahoo.com