Ultima Actualización: viernes 30 octubre 2020  •  08:18 PM

¿Quienes más se suman?

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 13 octubre 2020

En los actuales momentos que vive el país, la población ha exigido y sigue  manteniendo la misma solicitud, que se busque la manera de que los privilegios irritantes que pueda poseer todo Ministro o empleado público, sean reconsiderados, tanto cuando se pensaba en crear mayores impuestos, como con el tema de la impunidad frente a la corrupción desde el Estado.

Dentro de los reclamos que se leen o se dan a conocer por redes sociales, es que comiencen a darse sanciones contra corruptos del pasado y de los actuales que crucen la línea.    La gente está más que cansada de observar lo mismo cada cuatro años y viene y se va un gobierno por otro, pero el régimen de consecuencias sigue siendo el mismo, nada.  Se quieren ver procesos iniciados o personas condenadas, sin embargo, no puede ni debe ser el fundamento de una persecución por perseguir, que sea motivado en retaliación ni venganza, porque eso no mueve la justicia de forma adecuada, ni podrá permitir que se puedan crear expedientes fundamentados para probar, no basta con denunciarlo en medios de comunicación, para que como caja de resonancia, la condena venga desde la calle y no de los tribunales.  Eso no es lo que se quiere, porque de eso también hemos tenido suficiente.

Es mejor crear pequeños pasos, pero constantes, dados para edificar un proceso que mañana no haya juez que rechace por insuficiencia de pruebas o porque los incidentes procesales, se hagan cargo de tumbarlo o entorpecerlo de tal manera, que caiga en un limbo jurídico.  Debemos estar conscientes que de aparecer, los grandes y poderosos corruptos, tienen los recursos de toda índole para evitar sus posibles condenas.

Es bueno apuntalar que hemos vivido siempre de la cultura de la no sanción y es la misma que conoce este pueblo y si los de arriba no ponen el ejemplo, o no se impone el respeto desde los más grandes, no podemos, exigirles a los demás lo que no conocen.

Estamos en  medio de un ambiente o aire de supuesto cambio, ojala y ese deseo o anhelo se vuelva intención y se mantengan por la voluntad política.

Hemos querido reseñar todo esto, a propósito de algo que leímos la semana pasada de que ciertos legisladores habían dispuestos renunciar de los beneficios que reciben por sus funciones.  Si bien es cierto que no creemos que esto sea la solución a  la corrupción, ni sea algo de gran preponderancia,  pero si entendemos que con pequeñas acciones, se puede crear un gran movimiento para que podamos motivar otros mayores.

Es por esto que exponemos el pequeño listado que aún existe de legisladores que fueron  de las palabras a los hechos, y con ello, podemos “motivar” –quizás esté siendo ingenuo- a que una cantidad mayor pueda decidirse, si aún está en dudas sobre su postura ante el pueblo, y dicen que por algo se comienza.  Estos seis, son los que, hasta la semana que pasada, previo a este escrito, renunciaron a los irritantes privilegios, fueron los siguientes:

Los diputados, José Horacio Rodríguez, Pedro Martínez y Juan Dionicio Rodríguez, así como los senadores Faride Raful, Antonio Taveras Guzmán y Eduardo Estrella renunciaron a sendos privilegios.

Los beneficios a los que nos referimos  y que los diputados y senadores ya señalados más arriba, decidieron dejar de percibirlo, son: el cofrecito y barrilito; exoneraciones de vehículos, con un máximo de hasta cien mil dólares; tienen oficinas tanto en la sede o en su territorio patrocinada por el Congreso; reciben RD$87,000 pesos extras a parte de sus salarios normales que oscila por los 175 mil pesos; reciben RD$35,000 en gastos de representación y una cuota mensual de RD$20,000 para combustible.

Sería bueno saber cuántos más estarían dispuestos en llevar a cabo, los sacrificios que hasta ahora nunca se ha visto desde el Congreso.  ¿Quiénes se apuntan en la lista?