Ultima Actualización: viernes 25 septiembre 2020  •  02:00 AM

El descalabro moral

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 14 septiembre 2020

Como el eslabón perdido de la cadena, hoy buscamos saber cómo llegamos al descalabro moral actual, donde la degeneración lo abarca todo, ante la ausencia de valores y principios heredados, pero la respuesta es sencilla.    

Todo comienza, cuando la descomposición se apodera del entorno, y la indiferencia social se hace cómplice del proceder impúdico. Amigos de Redes Sociales, preguntan, cómo caímos de lo sublime a lo ridículo, en el uso del lenguaje y lo musical.  

La respuesta, “desde que el país pasó de ser puente del tráfico de drogas, a una población de consumidores”. Para entonces, sólo funcionarios del gobierno y judiciales hacían fortunas con el narcotráfico, pero el consumo “democratizó” dicha actividad ilícita, de donde muchachos terminaron convertidos en capos barriales.    

Desde que algunos padres, en busca de un “cambio de vida”, decidieron enviar sus hijas a prostituirse a Europa, y los medios de comunicación prefirieron promover el anti valor y rechazaron proyectar la imagen de la dignidad nacional.  

El error fue, no entender, que todo comienza como un juego, que luego se convierte en oscura realidad, y olvidamos la máxima de Demócrates, “todo está perdido, cuando los malos sirven de ejemplo, y los buenos de burla”, nada nos define mejor.

Abrazamos un despiadado Capitalismo, que nos enseña, “los fines justifican los medios, y vales, cuanto tienes", rechazando la nobleza simbolizada en pobres, que igual entraron en la competencia, apartando todo viso de buena costumbre.

Cuando terminó la Era, en que los hogares, cada noche, antes de irnos a dormir, teníamos un sermón familiar, donde nos recordaban la conducta a exhibir ante la sociedad, eso sirvió de caldo de cultivo para llegar hasta aquí.

La inmigración resultó perniciosa, trajo la exhibición de dinero mal habido, donde un pecho lleno de cadenas era señal de grandeza, despertando el apetito entre quienes veían a un muchacho que recién salía del país regresar “rico”.

Los carros lujosos, con los (musicones), llamaba la atención de jóvenes ricos en valores de nuestros barrios, pero quienes terminaron convencidos de que su condición les convertía en ignorados y objetos de burlas.

Fueron seducidos, por quienes llegaban del Bajo Mundo, con bolsillos llenos de dinero ensangrentado, sucumbiendo hasta quienes habían cifrado su futuro en estudiar, y no fueron muchos los Fausto Mata, que salieron del lodo sin enlodarse.

Surgieron bandas criminales, para extorsionar a comerciantes, obligándoles a pagar peajes para “protegerlos”, o sea, el rol de la autoridad, pasó a mano de delincuentes, y nace esa música asquerosa y violenta que sustituyó al merengue.

Jóvenes dedicados a clubes culturales, fueron sustituidos por antisociales que impusieron sus propias normas. Así, los gobiernos resolvieron un problema, porque la drogadicción desapareció las demandas sociales que estos enarbolaban.

La política fue convertida en empresa mafiosa, donde para participar hay que tener un fardo de dinero, para alcanzar cualquier posición electiva. Los regidores, desempeñaban su labor sin cobrar un centavo, pero esos murieron en el anonimato.

Hoy, las Salas Capitulares están ocupadas por individuos que cobran el salario de 20 o 30 empleados públicos. En el Congreso, nadie sabe cuánto gana un diputado o senador, porque estos se adjudican el salario a su discreción.

Cárceles, controladas por criminales, donde se vende más drogas y alcohol que afuera, desde donde se ejecutan secuestros, asaltos y asesinatos, todo esto sumado a malos ejemplos de políticos delincuentes trajo este descalabro moral.     

alex15958@hotmail.com  

Twitter, @alexalma09