Ultima Actualización: viernes 25 septiembre 2020  •  09:00 AM

¿Cuándo debería comenzar el año escolar?

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  domingo 6 septiembre 2020

Si el ministro de educación me consultara y preguntara acerca de cuándo yo entiendo debe comenzar el próximo año escolar, sin pensarlo dos veces le respondería:

” Debe comenzar el 7 de enero del 2021 y terminar el 15 de septiembre. Culminado este período escolar, al siguiente (21-22) se le deberá dar inicio el día 1 de octubre”

¿Por qué?:

Primero, porque entiendo que ya en enero el coronavirus, si no ha desaparecido, habrá bajado considerablemente su intensidad. 

Segundo, porque es preferible iniciar cuatro meses después, con tal de sacarle mayor producto, en términos de la calidad de la enseñanza, a la inversión que el Estado hará en educación, y no precipitarse y comenzar antes, apoyado en una plataforma virtual que a todas luces ha demostrado que solo funciona como medida alternativa, y de la que todos estamos convencidos genera una enseñanza de cuestionable calidad.

Si se pensara con estrictos criterios sanitarios y técnico – pedagógicos, y no económicos, no habría que pensarlo mucho para entender que lo que más conviene frente al presente estado de emergencia, es comenzar el año escolar, no en noviembre, sino en enero, y terminarlo en septiembre, como ya planteamos. Y no sería la primera vez que eso ocurriría. En tiempos pasados, especialmente durante los gobiernos que encabezó Joaquín Balaguer, por razones sociopolíticas, más de una vez hubo que tomar esa misma medida. Y el sistema educativo no colapsó, Todo continuó normal.

Ciertamente entendemos que durante los períodos antes señalados, la enseñanza particular no estaba tan desarrollada como en los actuales momentos, razón por la cual no existía una Asociación de Colegios Privados que al Ministerio de Educación le ejerciera tanta presión como ahora. Sin embargo, siempre he creído que un ministro de educación debe tomar las medidas que mejor convengan a la familia educativa y al propio Estado, y no las que favorezcan los intereses de un sector determinado.