Ultima Actualización: viernes 25 septiembre 2020  •  09:00 AM

Cambios militares y modelo económico

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  viernes 21 agosto 2020

En la nueva conformación de los mandos de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, no se descarta que una gran cantidad de oficiales retirados, los cuales forman parte de la Reserva, vuelvan a ocupar jurisdicciones de esos organismos, acciones que están contempladas en las atribuciones que le otorga el artículo 198 de la Constitución de la República, al jefe supremo de la nación, que es el Presidente.   

La Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, marcada con el número 873, detalla en sus artículos 18,19 y 20, las condiciones para los soldados poder ser reintegrados a las instituciones que salieron retirados honrosamente. Las dos principales exigencias de esa Ley, son que los soldados estén en aptitud de regresar y en buenas condiciones físicas.

La misma situación es para los miembros de la Policía Nacional y otros organismos de la seguridad nacional. Tomando en cuenta que el nuevo ministro de Defensa, entidad que está integrada por Ejército de la República Dominicana (ERD), la Fuerza Aérea de la República Dominicana (FARD) y la Armada de la República Dominicana (ARD), es el teniente general Carlos Luciano Díaz Morfa, con gran parte de su ejercicio al lado del ex Presidente Hipólito Mejía, no hay ninguna duda de que esos “arreglos” se están haciendo.

Este oficial, que fue comandante general del ERD, es uno de los más experimentados y tiene una lista de soldados retirados, como activos, de la absoluta confianza de ese sector. No hay que ser ningún conocer para saber que habrá cambios masivos en los organismos militares, incluyendo la Policía, muchos ascensos y retiros. ¡Todos basados en la Constitución y la Ley!

Es el problema de la falta de institucionalidad que hay en el país. Basado en la Constitución del 2010, el Presidente de la República, Luis Abinader, tiene la facultad para hacer esos cambios.

Lo lamentable esos cambios se llevarán a muchos oficiales generales, coroneles, mayores, capitales y tenientes, formados con los recursos del pueblo. La mayoría de ellos son oficiales honestos y siempre dispuestos a servirles a la patria. Citamos a oficiales, porque los cambios raras veces tocan a los rasos, cabos y sargentos.

El país ya avanzó mucho con la Carrera Administrativa del Ministerio de Administración Pública (MAP), que protege a los empleados públicos afiliados, y otros que pertenecen a algunas Carreras Especiales, como son la del Ministerio Público y Educación.

 Hay que ir pensando en la Carrera Militar, como existe en Estados Unidos, donde los cambios de gobiernos no arrastran a los soldados, con algunas excepciones establecidas en la Constitución norteamericana, pero que casi siempre deben ser aprobados por el Congreso.  

 Cuando sugerimos la Carrera Militar, incluimos a la Policía Nacional, la cual ya no es un cuerpo  civil, sino armado. 

¡Dejamos abierta esa tarea!

Con respecto a la sugerencia de algunos sectores que le están pidiendo al gobierno del Presidente Luis Abinader, con menos de 40 días en el poder, que cambie el modelo económico, debemos decir que quizás ellos están bien intencionados, pero fuera de la realidad.

¿Cómo se le pide a un gobierno que todavía se está constituyendo designando a los responsables de áreas del Estado, que cambie el actual modelo económico, que tampoco será posible por algunos años, aunque exista la buena intención?

El problema no es cambiar un modelo económico que le está dando buenos resultados al país, debido a que sigue expandiendo sus relaciones internacionales en materia comercial, aumentando la producción agropecuaria, industrial, facilitando las inversiones nacionales y extranjeras. Ahora el tema no es ni para introducir mejoras con los hospitales repletos de enfermos del COVID-19 y el país “sembrado” de cadáveres. ¡Ahora es buscar recursos para enfrentar la pandemia!

Durante el gobierno del Presidente Danilo Medina, el Producto Bruto Interno (PBI) se elevó a más del 6%, uno de los mayores en América Latina. Aún con la pandemia, los dominicanos no tenemos escasez de ningún producto. Eso es una demostración del éxito del trabajo de ese gobierno, junto a los empresarios, industriales, los innovadores, los campesinos que siguen produciendo alimentos u otros sectores que fueron motivados por esas autoridades, como es el caso de los constructores de viviendas.

Los modelos económicos no se cambian en meses, sino en años de trabajos. La modernización del país es parte de ese mejor modelo económico, porque genera empleos y divisas. El intercambio comercial es parte del crecimiento del PBI. ¡Y es por donde deberá transitar el nuevo gobierno!, porque las herramientas están ahí, como son los sistemas productivos.

Al ex presidente Hipólito Mejía le criticó su Partido Revolucionario Moderno (PRM), su versión de que la construcción del proyecto habitacional Profesor Juan Bosch, de Santo Domingo, es una buena obra del Presidente Danilo Medina, hoy ex jefe de Estado. ¡Y es mala esa obra! No. Hay que apoyar todas las cosas buenas que haga un determinado gobierno en bien del país. Si el del nuevo Presidente Luis Abinader hace buenas obras, no hay por qué decir que son malas.

Ahora lo que el país quiere es que el gobierno aumente el gasto para combatir al COVID-19. ¡Pero el gasto no aumenta el PBI!  La mente, no sólo de los dominicanos sino del mundo, está puesta en cómo encontrar una vacuna que frene al COVID-19, que se haga lo posible para disminuir el número de enfermos y muertos por la pandemia.

Hoy, como también ocurrió con el saliente Presidente Medina, lo que el jefe de Estado está es preocupado por la grave situación que sigue provocando el COVID-19 en materia económica y social. Hay que advertir que la crisis económica y social será mayor cuando el gobierno del PRM cancele a más de 400 mil servidores del Estado, los cuales ya tenían una vida equilibrada, especialmente los más necesitados. ¡Pero el PRM es el ganador de las elecciones!

Ese será un duro  golpe que afectará el crecimiento del PBI, debido a que muchos de esos servidores ya no tendrán cómo pagar los alquileres de viviendas, mensualidades de pequeños apartamentos o vehículos. Muchos de esos empleados, ya con avanzadas edades, quedarán fuera de los medios productivos o laborales.

No entendemos cómo hay sectores que le están exigiendo al Presidente Abinader, cambiar el modelo económico en situaciones de crisis extremas, como las que provocó el COVID-19. El proyecto de Abinader parece ser bueno, pero las presiones internas y externas podrían hacer colapsar al gobierno.

Para llevar el país a un crecimiento de más del 6%, el gobierno de Medina invirtió millares de millones de pesos en el sector productivo, prestando a los más bajos niveles de intereses, sin exigirles ni un papelito como garantía a los productores, mejorando la educación con el 4%, con su Tanda Extendida, imponiendo un nuevo estilo de construcción y restauración de hospitales, entre otros beneficios para el país, como fueron las Estancias  Infantiles.

Independientemente a que se simpatice o no con el gobierno del PRM, este no es el tiempo para exigirle cosas que no son posibles por el momento. ¡Que cada Ministerio o Dirección General vaya organizando su trabajo y ejecute  las acciones de acuerdo a sus posibilidades!   

Lo que nosotros podemos recomendar es que el gobierno haga lo posible por no crearse muchos frentes adversos, porque eso sí que es un gran problema para la estabilidad emocional del país y perjudica más el crecimiento del PBI.

¡Gracias por leernos!